Seleccionar página


El arte dio sentido a mi vida cuando aún era un joven , cuando fui incapaz de encontrar cualquier otro sustento, cualquier otro consuelo en épocas de infelicidad personal. El arte ha llenado mi vida de alegría
por eso deseo que todo el mundo conozca esa especial alegría que yo disfruto. (John Gardner)


“Todos somos escritores solo que algunos escriben y otros no” dijo José Saramago.

Mañana empiezo un curso online por zoom sobre el arte de escribir una novela, curso que se repetirá en enero del 2021.

Si en el largo tiempo de pandemia todos hubiéramos sido capaces de escribir, aunque fuera un breve retazo de la vida de cada uno, el mundo se habría llenado de historias, de vivencias propias que,  compartidas, volverían a aflorar.
Siempre es tiempo para empezar a escribir, para frenar el paso del tiempo, para dejar huella en este mundo.
Cuántos empresarios ya jubilados, cuantos empleados con 40 o más años de carrera o profesión,  no podrían dejarnos su legado… cuántas mujeres de vida escondida, sometidas, eclipsadas no podrían contar de sus vaivenes, de sus quehaceres, de sueños y desengaños en tiempos oscuros aún no tan lejanos. Y los abuelos que heredaron una larga vida…¡ cuántas cosas no podrían contarnos de cuando el mundo y la vida era tan distintos de la nuestra sometidos todos, caídos bajo el régimen adicciones móviles…
Por esas  y otras tantas razones quise organizar ese curso: para decirles a todos: ESCRIBID, embelleced vuestra vida, contadla o inventadla porque aunque hubiera tristeza o cobardía en ella las palabras nos la devolverán en un aura de belleza de cuando todo se comprende


En ese curso  quiero hablar de lo que hay antes de escribir, de la vida y de la memoria del escritor, de sus instrumentos, de su creatividad, del rapto de una idea que le empuja a escribir  y del reconocimiento de que esa idea necesita florecer para convertirse en papel … de la llegada de esa idea que nos perturba y nos exige que nos pongamos y, nunca mejor dicho, manos a la obra, en el noble ejercicio de la escritura, cuando las palabras vomitadas empiezan a bailar a nuestro lado para ver como una idea toma fuerza… se convierte en novela… llega a las librerías y nos regala tanta felicidad a los lectores. De la inspiración y del esfuerzo  (que las musas me encuentren trabajando), de la disciplina y del entusiasmo. De lo que dijeron, de lo que contaron  Gabriel García Márquez, Vladimir Nabokov, Isabel Allende o Francisco Ayala, Conan Doyle o Stephen King …

“Así como la lectura es piedra de toque del futuro escritor la emulación de los maestros es un paso obligado para todo explorador de esos territorios. (Gardner)

Y del sentimiento…

El arte depende en gran medida del sentimiento, la intuición, el gusto. Es el sentimiento lo que indica al pintor abstracto que ponga esa mancha amarilla allí y no allí. Es el sentimiento el que lleva al compositor a saltarse sorprendemente su clave. Es el sentimiento el que da al escritor  el ritmo de las caídas y las subidas de tono en sus episodios, las proporciones en las que se alternan los elementos….(Gardner)

Cumplo treinta años de escritor ( en 1990 apareció mi primer libro)  y lo celebro con una fiesta de las palabras, para transsmitir esa pasión por la literatura a los nuevos escritores que escriben, quizás sin saber el por qué, pero que sienten ese alumbramiento por una palabra, una idea, un perfume, tal vez por alguien a quien cruzaron en la calle dejándoles un poso de misterio o fascinación. Porque la escritura sigue siendo un misterio, como sostiene Norman Mailer, el autor de “Los desnudos y los muertos” que reconoce que aún desconoce cómo fue capaz de escribir su suguiente novela..

¿Por qué escribir? 

Escribir para no sentirse solos, para matar el aburrimiento…

Para conocernos mejor a nosotros mismos, para probar de qué seremos capaces, hasta dónde podremos llegar en esa introspección con sabor a mar, a aventuras, a poesía.

Para seducir, para enamorar al otro como cartas de amor o deseo.

Para que nos quieran más y querernos más…
Para forzar una imagen pública, periodistas, políticos…para una imagen de marca
Para ser ricos, cresos  y famosos.
Para intensificar la conciencia moral de la gente, para cambiar la mente de las personas, a través de su obra, para provocar un pensamiento distinto…
Para dar salida a nuestra creatividad, como resultado a la inspiración o de un boom o de un éxtasis, de un rapto
Para investigar, para saber más como Truman Capote a sangre fría.
Para ser recordados y alcanzar, quizás, la inmortalidad.
Para defender una tesis, para probar algo  (estudios de doctorado, investigación…)
Para informarnos o para informar (cuántos e-mails no lanzamos al mundo…)
Para uso social… para panegíricos en entierros, para alabanzas en bodas, bautizos y comuniones… para discursos, encuentros, comunicaciones en actos culturales o de relaciones públicas…
 
Escribir… un acto necesario para los gordos, para los flacos, para los altos, para los bajos, para los que ríen, para los optimistas, para los pesimistas, para los que juegan… como en ese entrañable anuncio de Coca Cola de hace ya algunos años…Escribir para todos.
 
Quiero darles las gracias  a los que se inscribieron en ese curso y a los que se apuntaron para enero con mi  compromiso del aprendizaje de las artes de la novela y en los misterios ya desvelados de la creatividad.
 
Para  este curso o para el siguente, mándenme un email si desean estar allí y empezar a ser otros, para cambiar, con la belleza de las palabras, ese mundo cada día menos interesado en el arte, la cultura  y el pensamiento libre y bondadoso en un mundo de papel donde los milagros sí existen.
 
jordifolck@gmail.com
 
video informativo en Canal Creatividad 3.5 en youtube: