Seleccionar página

A modo de recordatorio de lo que habíamos dicho en el último post que continuamos y cerramos aquí sobre el tono de una novela.En ese caso lo ampliamos sobre qué sería perder el tono.
Cualquier texto puede ser escrito de formas muy diversas, contado…

1. A partir del gènero: comedia, drama, terror, ciencia ficción, infantil o juvenil, musical, policíaco, suspense… Cuaquier texto puede ser escrito en cualquiera de sus géneros.
2. A partir de las intenciones que busca el autor hacia el lector de hacerle sentirle, de emocionarle y cómo hacerlo.Las sensaciones que enhebra y las que despierta. Tono épico, lírico, trágico, histórico, realista, idealizado, intimista, cómico, mitológico, solemne, desenfadado, triste, sarcástico, melancólico, oscuro, sombrío …

3. EL RITMO de las frases, del texto. 

En el último post hablamos de Poe y de La Caída de la Casa Usher. Veamos ahora, de 1843, el fragmento final de El corazón delator. Observen lo sincopada de la expresiön, lo rápido del lenguaje de cómo la locura ataca el protagonista. Aquí las frases largas destrozarían la intención del autor de ese final.

Sin duda, me había puesto muy pálido, pero hablé con más fluidez y en voz más alta. Sin embargo, el ruido aumentaba. ¿Qué hacer? Era un sonido bajo, sordo, rápido… como el sonido de un reloj de pulsera envuelto en algodón. traté de recuperar el aliento… pero los oficiales no lo oyeron. Hablé más rápido, con más vehemencia, pero el ruido seguía aumentando. Me puse de pie y empecé a discutir sobre cosas insignificantes en voz muy alta y con violentos gestos; pero el sonido crecía continuamente. ¿Por qué no se iban? Caminé de un lado a otro con pasos fuerte, como furioso por las observaciones de aquellos hombres; pero el sonido seguía creciendo. ¡Oh, Dios! ¿Qué podía hacer yo? Me salía espuma de la rabia… maldije… juré. balanceando la silla sobre la cual me había sentado, raspé con ella las tablas del suelo, pero el ruido aumentaba su tono cada vez más. Crecía y crecía y era cada vez más fuerte. Y sin embargo los hombres seguían conversando tranquilamente y sonreían. ¿Era posible que no oyeran? ¡Dios Todopoderoso! ¡No, no! ¡Claro que oían! ¡Y sospechaban! ¡Lo sabían! ¡Se estaban burlando de mi horror! Esto es lo que pasaba y así lo pienso ahora. Todo era preferible a esta agonía. Cualquier cosa era más soportable que este espanto. ¡Ya no aguantaba más esas hipócritas sonrisas! Sentía que debía gritar o morir. Y entonces, otra vez, escuchen… ¡más fuerte…, mas fuerte…, más fuerte!

4.El propio lenguaje, su tratamiento, el uso de las palabras.

Tiempo de silencio del escritor Luís Martín Santos ( murió de accidente a los 40 años) ,es una de las 100 mejores novela de la literatura española presentaba cuiertas características que la hacían única:  La obra no está estructurada en capítulos. Se compone de 63 párrafos-secuencias separados por un espacio sencillo en blanco sin numeración ni título. De esta forma, y frente a lo que sucede en la narrativa tradicional, el lector no tiene indicio alguno de lo que se va a narrar ni de quién lo hace hasta que no ha leído las primeras líneas de cada parte.
Martín-Santos utiliza de manera alterna diversas técnicas narrativas principales  (Serrano, Anastasio (3013). «Nueva lectura de Tiempo de silencio»Erudición y crítica).

O  ¿qué decir de Rayuela de Cortázar?

Rayuela”, publicada en 1963, es una referencia fundamental de la literatura hispanoamericana. Su estructura de secuencias sueltas permite distintas lecturas, y por tanto, diversas interpretaciones. Con esta forma de lectura, lo que pretendió Julio Cortázar era representar el caos, el azar de la vida y la relación indiscutible entre lo creado y la mano del artista que lo hace. Implica la participación activa del lector. Dos lecturas del libro se proponen en un tablero de dirección (como su propio nombre indica, el juego típico de rayuela al que todos hemos jugado en alguna ocasión). Este tipo de estructura rompió con todo lo establecido hasta el momento en lo que a literatura se refiere (De www.actualidadlitertaura.com).

O “Libertad” (2010) de Jonathan Frazer de la que se dice que es la mejor novela norteamericana. El retrato minucioso de una familia del Medio Oeste americano a lo largo de varias décadas es escrita  con la técnica de la narración a varias voces para acercarnos todavía más al interior de sus personajes…

5. La propia voz del autor. Lobo Antúnez no escribe igual que Julio Verne ni que Isabell Allende o Gabriel García Márquez. Seria, a mi mod de ver, potra característica que definiría el tono de una novela. Un lector atento puede distinguir a un autor de otro solo por la forma en que escribe.

Quede constancia que el “tono” no pertenece a la literatura. Puede distinguirse en el cine o en el teatro. Tanto hablar de Poe añado mi impresión sobre el musical que estos días podía verse en Barcelona, titulado, precisamente POE. Fué una producción del grupo Dagoll Dagom de hace 20  años que volvió al Teatro Almería en el barrio de Gracia. Pues en esa obra, a pesar de la excelencia de los 5 actores, el director perdió el tono.Me apena decir que estaba, literalmente, rezando para que la obra se acabara. El director, poco experimentado, había mezclado el terror gore de Poe con la comedia traviesa, la sátira, lo “burlesque”, la seriedad de un texto bello con los esperpentos valleinclanescos. El doctor Valdemar, una brillante interpretación de Adriano Ardila era una mezcla de Cher y Bitelchus que Adriano salvaba con dignidad con su voz particular ( su propio estilo) . Ahí se perdió la voz de Poe, en esa mezcla de géneros salvaje que no funcionaba ni en su aspecto más loco.

¡Gracias!