Seleccionar página

Llevaba días sin ver a Vick, el marciano que tengo en casa de visita. Pensé que se había enfadado después del vergonzoso episodio del Bagdad. Llegué a pensar que había aceptado el trabajo de actor/MODELO porno en el Bagdad y que ya ni me quería ver ni de lejos. Pero lo que es cierto es que este mediodía encontré una nota en la mesa del comedor. Era una carta de despedida en la que me decía que circunstancias afortunadas le obligaban a regresar a su planeta y que, esta vez, creía que era para siempre.

Sus últimas notícias era saber que se iba invitado por el cronista Albert Torras  a la fiesta del Grito de México en el Poble Espanyol  hace una semana.  Y sabía que el Grito había ido bien.  Pero la empresaria Rosana Talens que está en todo me había contado que la alcaldesa había asistido a un evento institucional de alto copete con bambas y que su equipo político iba vestido como quien va a tomarse una paella en la playa o sea hecho un adefesio. Pensé que había acabado desintegrando a todo el equipo lo que, por desgracia, no fue así. Así que no sabía nada de él incluso pensé en que si algún enemigo  le había desintegrado cuando esta madrugada muy de madrugada…

Me ha dejado una carta en la mesa del comedor, una carta  que resulta tan inverosímil que comparto con el lector para que cada uno se forje su propia opinión. Y quizás alguno pueda decirme si va en serio.

La carta

Querido Jordi:
Tengo que pedirte disculpas pero acabo de recibir una notificación espacial que me obliga a regresar a mi planeta apresuradamente una vez obtenida la AFIRMACIÓN para mi último proyecto. No, mi familia está muy bien. Y además orgullosos de que su joven pupilo regrese con nota (como decís) de esa incursión a la corteza terrestre . Digo corteza porque si uno escarba un poco más adentro en la naturaleza humana no encuentra nada aprovechable. 

Mi motivo acelerado de marcha es para que no te veas envuelto en problemas serios . No desearía ser el causante de que te encarcelen por secuestro. Así que si me llevo al pájaro ( son dos) y  si hago desaparecer las pruebas nada ni nadie podrá acusarte de cometer acciones criminales. A estas alturas de la carta estarás preguntándote que qué pollo habré  montado o qué  diablos habré estado haciendo para una decisión tan repetina.

Los distopos

Te cuento para evitarte sufrimientos pasajeros:  nuestro planeta colinda con un vecino planetario que siempre ha querido aprovecharse de nuestros recursos, ligarse a nuestros vecinos y otros atrevimientos que no entenderías y que tienen lugar en la paz galáctica. Es el único planeta del sistema solar que da problemas. Los distopos es un pueblo de retrasados mentales (hecho constatable)  que nacieron para la guerra y no para el amor. Pero ninguna civilización ha  querido destruirlos precisamente por aquella bandera de la paz que enarbolamos siempre con tanta convicción (y torpeza) que  nunca nadie ha hecho nada. Hasta ahora. 

Bueno el Planeta XhG678cxLo=/5  -NO ES NINGUNA CONTRASEÑA DE WIFI- traducible como Distopía (el original es intraducible) que ocupan los distopos  tiene una particularidad: será alguna emisión de gases o un ambiente oscuro y frío pero los distopos (viven como topos) nunca sonríen. No están habituado a ello. En los anales de su cultura consta que  de alguna forma misteriosa hubo un tiempo (hará más de dos mlllones de años) en que se produjo una muerte masiva por sobredosis. Aquí no conocemos las drogas y otras estupideces  así QUE SE TRATABA DE ALGUNA OTRA COSA. Fue un investigador  el que dio con la clave: su cuerpo no estaba preparado después de tantas lunas, para reír y bastaba con que observasen algo fuera de lo normal para que su rostro se desencajase, se partieran sus dos cajas torácicas y su vida se evadiera  así, muertos de risa. No me parece una mala manera de morir.

Las gallinas

Hoy viendo las notícias observé algo que me dejó boquiabierto. Dos humoristas animalistas muy listas y  de primera magnitud  contaban algo con tanto brío y tanta convicción que decidí secuestrarlas, llevármelas a mi planeta y acercarlas hasta Distopía. Ponerles un decodificador marciano, un buen equipo de amplificación y que se corriera la voz… 

Ellas  ya estan encerradas en mi nave con algunas gallinas: saben que seran liberadas si repiten al detalle su monólogo de gallinas. De hecho necesitarán toda su vida para llegar a los confines más remotos de Distopia así que no creo que regresen. Pero son un par de rarezas espléndidas y un ejemplo de humanidad poco visto.

Te dejo transcrito su discurso que creo que deberá formar partes de los anales del humor terráqueo.

La extensión del discurso de las gallinas me obliga a posponerlo hasta dentro de un par de días. Y ríanse de gusto, pero no demasiado…

(seguirá)