Seleccionar página

Este post sí puede herir su sensibilidad…

 

(Sigue del anterior: Mi marciano favorito y yo nos aventuramos por el Paral·lel barcelonés y todo iba bien hasta que Vick decidió entrar en el Bagdad, una sala de fiestas de dudosa reputación,  también conocida como el prostíbulo más grande de Europa, que calcaron en los años 70 de las fiestas del Barrio Rojo de Amsterdam…)

Quedamos una hora después en la puerta del Bagdad -yo me negaba a entrar-  y cuando ya llevaba media hora de retraso de la hora acordada  y él no aparecía me colé con el pretexto de que iba a sacar a un amigo de allí (lo que era literal). Y lo que vi me heló la sangre. Estaba desnudo en el escenario y en efecto tenia un pene que parecía la batuta de un director de orquesta y una cola entre sus nalgas verdes que parecía una serpiente. ¿Y yo había convivido con ESO? Habían pedido un bombero y él, inocentemente, se había entregado a la farándula más en cuerpo que en alma.

Después le escuché en su retransmisión. Y este post es el que más me cuesta de escribir por razones obvias y sensibilidad y porque me produce un sinnúmero de dolores de cabeza. Creo que sus apreciados padres no le entendieron, Por suerte.

Queridos padremadre: hoy me han ofrecido un contrato de trabajo en una sala de fiestas muy elegante en cuyo interior aún quedan trozos de murallas de Barcelona. Pero como soy un sin papeles y allí quieren las cosas claras y a la vista no ha sido posible. Es una pena porqué allí habían actuado Cicciolina, Sophie Evans, Nacho Vidal, Holly One o Rocco Siffredi. Me han dicho. Y ya me daban incluso nombre artístico: VICKO, el marciano imbatible de dos colas.
Es una antigua Babilonia donde las parejas se acoplan encima de una cama elástica en el centro del escenario. Como el sexo en nuestro planeta es neurológico/mental me resulta difícil contar cómo tienen sexo los humanos: en el fondo bastante chapucero porque sudan como cerdos mientras bailan y se encajan por todos los orificios posibles. Solo faltó meter algo por las orejas y por las fosas nasales. He aprendido más de la naturaleza humana allí que en dos veranos en Barcelona. No sabía que las mujeres tenían una caja fuerte guardada en su bajo vientre: por ejemplo una chica totalmente desnuda con su sexo depilado se ha sacado cuarenta metros de un collar de perlas de plástico que ha ido colgando como un tendedero de ropa por el escenario ayudado de un voluntario. No sé qué habrá hecho con las joyas porque después no ha vuelto a metérselas. Igual sí se puede sacar y no meter. Como un bebé: sale pero no entra. También he visto a chicos que tenian un aparato de reproducción masculino grande como una pierna y mujeres con túneles en su interior. No entendía a que venía tanta alegría cuando el artista -se hacen llamar así -le decia a la otra artista que el tren iba a llegar a su estación y que se preparase porque se le habían roto los frenos. Hay diez números de circo cada uno de diez minutos: tres números son con hombres, pero el resto son con chicas solas o en grupo haciendose cariños con aparatos que dan consuelo y que llaman consoladores. Hay un número con seis artistas femeninas que acaba con diez clientes desnudos encima del escenario. Y entre ellos hay señoras. Espero que no os importe en mi investigación que participara. Lo que les gustó sobre manera era saber que teníamos una segunda nariz detrás: algunas señoras se desmayaron de la impresión. Otras me pidieron fotos y mi número de teléfono para hacer trios que no sé que es aunque creo que es una lotería o sea un juego para ganar dinero. Unas creían que yo era un columpio para sentar a las señoras, una a cada lado Querían que jugara al tren por delante y por detrás y les dije que con eso no se juega. La dueña del local dice que ” En Barcelona hay tres cosas para ver: la Sagrada Família, el Camp Nou y el Bagdad. Con esto ya te puedes ir tranquilo porque ya has visto Barcelona”.
Bueno ahora ya estoy pensando en si regresar a casa. Jordi se enfadó conmigo por hacerle esperar y por entrar en ese local y manchar su reputación.  Me dice que ya no soy su marciano favorito y que antes prefiere un peluche o a los marcianos de “Stranger Things” Él se lo pierde. Le he mandado a tomar el viento o sea al Bagdad de Irak. Me queda poco tiempo en la ciudad así que me ha dejado solo en lo que me queda de Barcelona. Yo le digo que todo eso es natural y que quiénes somos nosotros para criticar a los demás… Pero él me da la espalda y me habla en catalán, con lo que le entiendo poco.

Bueno seguiré retransmitiendo en mis últimos días aquí. Ya refresca, caean las hojas de los árboles y aunque este año no disfruté tanto como el anterior, me llevaré un buen recuerdo.

Por cierto me ha pasado algo interesante: he conocido a dos chicas locas y rematadamente estúpidas y las voy a secuestrar para aprender de ellas. Porque he decidido dedicarme a la comedia. En el próximo os cuento.

Besos padremadre

 

Fuente: https://www.vice.com/es/article/exwz7e/la-prostitucion-a-la-antigua-069