Seleccionar página

Y SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE DEL ESTADO DE LA CULTURA

Lo que voy a narrar ocurrió un sábado por la tarde, pocas horas antes en que la mujer más fuerte dle mundo (ven anterior post) rompiera un libro en dos). Así que fue un fin de semana muy aciago…

Ocurrió en un pueblecito catalán de esos que aparecen en los cuentos. Que tiene un héroe propio: Carrasclet, bandido y gigante.  Fui a presentar  “Les aventures del Nic al Priorat” de Rosana Andreu  sobre un asno catalán que recorre las comarcas catalanas desde la experiencia real de Jordi Morató. Capçanes nos recibió con los brazos abiertos y un buen grupo de treinta ¿aldeanos? ¿pueblerinos? “¿vilatans? (no villanos sino habitantes de la “villa”) … Curiosa la búsqueda de la palabra más exacta. En todo caso un delicioso pueblo del Priorat pero… tratándose de un libro infantil. ¿dónde estaban los niños?  Había 6 niñas en primera fila que asistieron quién sabe si empujadas por sus abuelos  o por sus padres. Pero no había un solo niño. Nos contaron que ese sábado tarde estaban en el fútbol. Entonces  me asaltan miedos antiguos… ¿los libros para las niñas y el fútbol para los niños? ¿Y no podrían ser los libros para los niños y el fútbol para las niñas?. ¿Y fútbol para niños y niñas? ¿Y libros para niños y niñas? Lo cierto es que en los pueblos pequeños se generan, se perpetuan unos clixés tóxicos, unos roles de género que a nadie parece preocupar. Si siempre fue así, ¿por qué tiene que ser distinto? -se preguntarán los mayores. Pero es que uno no excluye lo otro. Fútbol y literatura pueden convivir perfectamente.

Y tampoco nada nuevo bajo el sol. A nadie se le ocurriría montar una presentación de un libro el día que jugara el Barça-Madrid que es cuando las ciudades quedan vacías.  ¿Estado de la cultura?  Pésimo, bajo cero. El éxito de  la saga de “Futbolísimo” es la muestra de que fútbol y libros (no digo literatura) pueden ir unidos. Y allá donde haya un balón que se quiten todos los asnos del mundo. Y eso no va a cambiar. El deporte es necesario como lo es la cultura -el deporte para nuestras mentes-.  Pero pocos apuestan por ello. O pongan Televisión de Catalunya que dedica en sus noticieros 3 minutos a la cultura y 12/15 al deporte. Y es que no saben que la cultura puede ser divertida. O no quieren hacerla divertida. Pero los patrones quedan establecidos en los medios de comunicación que acaban determinando una pautas que pagamos todos los escritores (no los deportistas). Es más fácil darle una doble página  a un deportista que a un buen escritor y eso en un estado avanzado de civilización resulta penoso, triste e incivilizado. La publicidad de un producto nunca cambiará los hábitos de conducta como no puede hacerlo la voluntad humana, el desespero por situar la cultura donde corresponda.

De hecho habría que cambiar la palabra CULTURA por otra y LIBRO por otra. No es necesario cambiar furbol (escrito así adrede) por otra porque sigue despertando pasiones más atávicas que los libros  entre niños o entre adultos. Pongan si no la palabra CULTURA en un post en LINKEDIN y no tendrán recomendaciones. Pongan FÚTBOL y tendrán las que quieran

Tampoco se trataba de poner un protagonista y un antagonista pero a lo que quiero referirme que mientras el fútbol sigue en primera división la cultura ya está, en ESPAÑA en tercera división y LOS LIBROS en cuarta regional. Y que habría que hacer algo empezando por la educación en la escuelas donde sitúen a mismo nivel a uno y a otro. Quizás como a mí no me dejaban jugar a fútbol por zancudo y patilargo, ya de pequeño y nunca jugué a balonpié ahora esté hablando de libros y no de pelotas.

¿Mi sueño imposible? Que en la hora del patio hubiera tanta chiquillería jugando a fútbol como gente leyendo. Quizás, si fuera así, el día de la presentación habría venido algun niño, aunque fuera uno, con un balón en una mano y un libro en la  otra…

Y una pesadilla recurrente: el niño que le da un puntapìé al balón y después otro al libro. 

Esperen y verán…

 

Escribo este post cuando se anuncia (doodles de Google) la Copa Mundial Femenina de Fútbol, el torneo internacional de fútbol femenino a nivel de selecciones nacionales más importante del mundo.
Fotografía propia en un campo de futbol donde participé como actor haciendo de ¡árbitro!

Portada de Les aventures del Nic al Priorat de Rosana Andreu