Seleccionar página

MEMORIAS DE UN ESCRITOR (41): UNA MUJER VESTIDA DE NEGRO

por Ene 10, 2021Creatividad0 Comentarios

El accidentado proceso creativo de La dona vestida de negre (La mujer vestida de negro) publicada por Barcanova

Estamos en el año 2011.
Estoy escribindo un libro cuando me ocurre algo: me meto por curiosidad en una página llamada LOQUO.com y descubro una sección llamada INTERCAMBIO. Me resulta divertido pensar en el siglo XXI en el trueque como antaño cuando cambiaban melones por melocotones o uvas por plátanos (es un decir). No imagino que allí va a ocurrir algo que me llevará hasta mi siguiente novela,  una historia típica de novela  negra con asesinatos, mezquindades, secretos y final de gran guinyol. 

¿Qué pasa?

Ana era, en la vida real,  una muchacha de veintipocos años que se ofrecía en LOQUO  para hacer páginas web: como la encontré en la sección de trueque le pregunte cuál era el intercambio, que tenía que hacer yo por ella a lo que me  respondió que el solo hecho de hablar de ella, de recomendarla a mis amigos escritores. Me pareció una idea buena y le pedí unos días en los que iba a seleccionar algunas de mis fotografías, a retocarlas, a reencuadrarlas… Como en ese momento me encontraba escribiendo  una novela le pedí un nuevo aplazamiento para entregar esas fotografías. Al final de un mes y medio fueron casi 400 imágenes: pensé que Ana podía elegir una breve selección si era necesario. Terminada la novela, terminados los retoques  le mandé un email para quedar y entregarle el pendrive. Me contestó que ya había hecho las páginas webs que necesitaba y que ya no podía atenderme. Reconozco que no conté hasta 1000 y que le escribí un email amonestándola por el hecho de que si me hubiera advertido con anterioridad habría ahorrado un tiempo importante. Fui severo, pero educado.  Me respondió con un email desproporcionado, altamente ofensivo… que me dejó tocado durante dos días. En ese email me decía que qué suerte había tenido de  no conocerme… que que engreído era… qué de qué planeta  pensaba que yo era el era rey… y otras lindezas. Yo, que creo que soy demasiado trozo de pan bueno  y que me falta maldad, cómo mis familiares cercanos me dicen,  me quedé patidifuso. Me pedía que no respondiera a  su email pero contesté  alegando que su respuesta  había sido excesiva… No respondió.  
 
Estuve dos días, repito, bastante tocado porque no había tenido la experiencia de que alguien me maltrata psicológicamente. Fue al término de esos dos días que descubrí que una persona que me trataba de esa forma no podía estar bien de sus cabales y que algún tipo de locura debía padecer. Sí, Ana, probablemente,  estaba loca. Fue en ese momento que tuve una epifanía, un insight, el asalto de una idea  que me llevó a convertir a esa Ana (cuyo apellido he borrado por cuestiones de sanidad mental) en una esquizofrénica asesina. Leyendo la sinopsis que ofrezco a continuación una descubrirá  como de un accidente surge una novela.
De hecho fui más allá porque la novela contiene los emails originales recibidos y mandados exceptuando uno que inventé para reconstruir a ese personaje que se hacía pasar por una muchacha alta y rubia . El libro que ya está en los  de 20000 ejemplares vendidos y  me ha llevado por diversos centros e institutos donde el libro recomendado  será pronto traducido al castellano.
 

SINOPSIS

Eduardo Torrens es un joven de 17 años aficionado a la fotografía. Un día decide  construir una página web con sus fotografías y gracias a un anuncio de Internet contacta con Ana Barral, una muchacha que se ofrece a hacer páginas web gratis para tomar experiencia.

Ana es una muchacha que va en silla de ruedas por culpa de un accidente de coche:  a partir de ese momento  se convierte en una chica solitaria sin amigos que solo se entiende con su hermana Estrella. De hecho ha subido al anuncio de Internet para conocer gente y cuando descubre que Eduardo está interesado le manda un correo en el que miente sobre su aspecto físico y su situación preguntandóle  por su vida personal. Eduardo pasa 10 días sin contestar porque está preparando su dossier fotográfico cuando finalmente envía un correo breve a la muchacha. Ana le responde que ya no puede hacer más páginas web. Aquí nace un conflicto entre ambos jóvenes que expresan su rencor a través de correos electrónicos.

Eduardo siente tanta rabia por la reacción desproporcionada de la muchacha (que le insulta en su último e-mail)  que se obsesiona y piensa que solo podrá olvidarla si la conoce en persona. Inventa una personalidad falsa en Internet y responde nuevamente al anuncio. Entonces utilizando el nombre de Roberto cita a Ana con la intención solo de verla de lejos, tomar una fotografía (que arrojará a la basura de su escritorio)  dejarla plantada y olvidarla pero en el lugar indicado no encuentra  a ninguna muchacha rubia y alta que corresponda a la descripción . Solo encuentra a una muchacha obesa, escasamente atractiva, en una silla de ruedas. Cuando Ana se presenta se disculpa por el engaño mientras que él mantiene la impostura:  hablan un rato y Ana consigue el teléfono del muchacho pidiéndole una nueva cita. Lo que ocurre es que Ana, perdidamente enamorada, se obsesiona por el el muchacho en una relación cada  vez más oscura hasta que descubra que Roberto es Eduard Torrents. Entonces decide hacerle pagar caro su engaño  con un primer intento de asesinato …

 

La dona vestida de negre ejemplifica la oportunidad que tiene todo escritor o incluso todo ser sensible de aprovechar una cicurcustancia real para convertirla en material narrativo. Si levántaramos más la mirada de nuestros móviles y observáramos lo que fluye a nuestro alrededor todos podríamos ser escritores o creadores de realidades paralelas. El libro trata de las enfermedades mentales, del “doble”, de la fotografía, de los peligros de internet, del coma y de las deficiencias físicas. Asimismo lo plagué de homenajes a a Hawthorne, a Poe y también con referencias cinematográficas a Brian de Palma ( Vestida para matar) o a Hitchcock y su falso cupable: todo un catálogo de propuestas que atan al lector a su butaca con un final inesperado. El personaje  tuvo tanto éxito que contuinué sus aventuras  de locura y muerte  en LOCA POR TI (BOIG PER TU de Veus Públiques).

Solo espero que la Ana Real nunca conozca mi personal venganza convertida en novela negra. Si algun dia me atropella un  vehículo en circustancias extrañas, no lo duden: es ella. 

 

Portada sexta edición  noviembre 2020

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *