LOS 10 CONSEJOS DE ROSANA ANDREU PARA HACER LECTORES

ELS DEU CONSELLS DE ROSANA ANDREU PER FER LECTORS. ARTICLE EN CATALÀ (a continuación en CASTELLANO)

Rosana Andreu és escriptora i bibliotecària i una dona esportista que ha fet de la bicicleta una manera de veure món. El mateix afany que té per fer quilòmetros el té en fer lectors. A la velocitat de la primera hi contraposa la paciència i l’equilibri de la segona
Ella és la primera de les nostres convidades que ens desvetlla com fer lectors,  especialment a l’àmbit infantil i juvenil,  com animar-los a pujar al carro de la lectura i a no baixar-hi per tal d’arribar molt lluny fins a paisatges que mai no haguessin pogut imaginar. Des del club de lectors  a Cambrils  (Baix Camp) que dirigeix i l’experiència acumulada, ara també com a escriptora, crec que té el bagatge suficient com per sorprendre’ns i ajudar-nos a sumar lectors.

Rosana Andreu ens confessa: “Quan explico als pares què faig al club de lectura els dic que la meva intenció és aconseguir que els nens tinguin capacitat per a triar-se ells mateixos els llibres, defugint les típiques col·leccions que fan que vagin “a allò ja determinat”, i que “perdin” una mica de temps per a triar basant-se en l’observació del llibre a partir d’autor, coberta, sinopsi…És a dir, intento que aconsegueixin autonomia i criteri per a decidir per ells mateixos.

Com ho faig?

1.En primer lloc defugint de les col·leccions i triar els llibres per la seva “individualitat”, com a elements “individuals”.

2.Llegint de manera dramatitzada algun fragment. Hi ha fragments, per exemple de Roald Dahl, que no fallen mai.  O llegint fragments sense acabar (deixant la intriga)…

3 .Triant autors clàssics i nous, alternativament.  Si són autors clàssics, presento la resta de les seves obres. Si són autors més nous, que no tenen tan recorregut, a part de la resta de les seves obres, trio obres relacionades temàticament. Si llegim El terrible Guillem, de  Richmal Crompton, els ensenyo altres llibres de nens entremaliats. En el d’aquests autors, si puc, miro d’establir algun vincle o contacte del tipus gravar un video i enviar a l’autor per tal de veure si aconseguim feedback, alguna entrada al bloc. De vegades fins i tot he enviat missatges a autors estrangers…

4. Moltes vegades preparo informació “no literària”. Per exemple, busquem localitzacions on passa l’acció del llibre. En el cas de Estimada Theo, d’Anne Vantal que té lloc a a Grècia, vam localitzar Grècia als mapes, vaig explicar històries de mitologia, i vaig ensenyar l’alfabet grec. Finalment vam fer un punt de llibre amb el nom de cada infant lector en alfabet grec.

5. Quan ve un autor a visitar-nos intento cuidar aquesta visita d’alguna manera. En primer lloc sempre demano que es comprin els llibres de l’autor i que  quedi content / sorprés.

6. Una qüestió bàsica, per a mi, és la de RELACIONAR CONCEPTES. Qualsevol cosa que em crida l’atenció del dia a dia, ja sigui una conversa, un article de diari, un llibre, i es pot relacionar amb el que estem llegint, sempre ho vinculo d’alguna manera.

7. Emprant tècniques del pedagog italià  Gianni Rodari , el pare del binomi fantàstic i de la gramàtica de la fantasia. El darrer dia, parlant de Pippi Calzaslargas  d’Astrid Lindgren, vaig llençar una bateria de preguntes tipus: i  si Pippi en lloc de ser una nena fos un nen, què passaria? I si Pippi es fes adulta? I si…. . També de vegades inventem finals alternatius a algun capítol.

8. Llegint altres gèneres narratius. M’agrada incloure poesia, còmic i parlar de llibres de coneixements també.

9 .Experimentant coses dels llibres: quan vam llegir La meravellosa medecina d’en Jordi del Roald Dahl, vaig portar pots de vidre i diverses potingues per tal que cada nen creés la seva pròpia medecina (vinagre, oli, sucre, farina, detergent…), això barrejat amb pastilles efervescents… va crear una mescla demoníaca, i els nens s’ho van passar d’allò més bé. Quan vam llegir Pet de llop de Pep Molist vaig preparar diversos pots d’olors diversos tancats : els nens havien d’endevinar a cegues!

10.Animar els nens a que portin les lectures que tinguin per casa, quan en compren per Sant Jordi o Nadal i Reis, les lectures que són les seves preferides (encara que siguin de quan eren petits), que parlin de qualsevol lectura que estiguin fent, encara que no sigui la que fem al club.

I moltes més.  Però sempre sense deixar de banda que allò realment important és la lectura i compartir quines sensacions ens ha provocat, i compartir-les entre tots. Intentar transmetre el que a mi m’emociona de cada llibre, de manera entusiasta. Ah! i també és important ESCOLTAR. Jo no sóc la que tinc la paella pel mànec, sinó que estic alli per tal de guiar la sessió i escoltar el que ells tinguin a dir.  El temps i l’experiència m’han donat la capacitat cada cop de relacionar més coses, i en una mateixa sessió puc llegir fragments de llibres, explicar arguments de llibres d’adults, cantar cançons, explicar contes, parlar d’art… tot relacionat amb la lectura que estiguem fent (o no), perquè les converses són fluïdes, i si estem parlant d’una cosa i un nen enceta una conversa de quelcom que li ha passat pel cap, doncs benvinguda sigui…

 

ARTÍCULO EN CASTELLANO 

Rosana Andreu es escritora y bibliotecaria y una mujer deportista que ha hecho de la bicicleta una manera de ver mundo. El mismo afán que tiene para hacer kilòmetros lo tiene para hacer lectores. A la velocidad de la primera contrapone la paciencia y el equilibrio de la segunda
Ella es la primera de nuestras invitadas que nos desvela como ganar lectores, especialmente en el ámbito infantil y juvenil, como animarlos a subir al carro de la lectura y a no bajarse para llegar muy lejos hasta paisajes que nunca hubieran podido imaginar. Desde el club de lectores que dirige  en Cambrils (comarcas de Tarragona en Catalunya) la experiencia acumulada, ahora también como escritora, creo que tiene el bagaje suficiente como por sorprendernos y ayudarnos a ganar lectores, especialmente en el ámbito infantil y juvenil.

Rosana Andreu nos confiesa: “Cuando explico a los padres qué hago en el club de lectura les cuento que mi intención es conseguir que los niños tengan capacidad para elegir ellos mismos los libros, rehuyendo las típicas colecciones que hacen que vayan “a tiro fijo”, y que “pierdan” un poco de tiempo para elegir basándose en la observación del libro a partir de autor, cubierta, sinopsis…Es decir, intento que consigan autonomía y criterio para decidir por ellos mismos.

¿Cómo lo hago?

1. En primer lugar rehuyendo de las colecciones y elegir los libros por su “individualidad”, como elementos “individuales”.

2.Leyendo de manera dramatizada algún fragmento. Hay fragmentos, por ejemplo de Roald Dahl, que no fallan nunca.  O leyendo fragmentos sin acabar (dejando la intriga)…

3. Eligiendo autores clásicos y nuevos, alternativamente.  Si son autores clásicos, presento el resto de sus obras. Si son autores más nuevos, que no tienen tanto recorrido, aparte del resto de sus obras, elijo obras relacionadas temáticamente. Si leemos  Las aventuras de Guillermo el terrible de Richmal Crompton, les muestro otros libros de niños traviesos (como Miguel el travieso de Lindgren ). Si puedo, miro de establecer algún vínculo o contacto del tipo “grabar un video” y mandárselo al autor para ver si conseguimos feedback, alguna entrada en el blog. A veces incluso he enviado mensajes a autores extranjeros…

4. Muchas veces preparo información “no literaria”. Por ejemplo, buscamos localizaciones donde pasa la acción del libro. En el caso de Querida Theo, de Anne Vantal que transcurre en Grecia, localizamos Grecia en los mapas, contamos historias de mitología, e incluso compartimos el alfabeto griego. Finalmente construimos un punto de libro con el nombre de cada niño en alfabeto griego.

5. Cuando viene un autor a visitarnos intento cuidar esta visita de alguna manera. En primer lugar siempre pido que se compren los libros del autor y que  quede contento / sorprendido.

6. Una cuestión básica, para mí, es la de RELACIONAR CONCEPTOS. Cualquier cosa que me llama la atención del día a día, ya sea una conversación, un artículo de periódico, un libro, y que se puede relacionar con el que estamos leyendo, siempre lo vinculo de alguna manera.

7. Empleando técnicas del pedagogo italiano  Gianni Rodari , el padre del binomio fantástico y de la gramática de la fantasía. El último día, hablando de Pippi Calzaslargas de Astrid Lindgren , hice una batería de preguntas tipo: ¿y Si Pippi en vez de ser una niña fuera un niño, que pasaría? ¿Y si Pippi se hiciera adulta? Y Sí…. . También a veces inventamos finales alternativos a algún capítulo.

8. Leyendo otros géneros narrativos. Me gusta incluir poesía, cómico y hablar de libros de conocimientos también.

9 .Experimentando cosas de los libros: cuando leímos La maravillosa medicina de  Jordi, de Roald Dahl  traje botes de vidrio y varios mejunjes para que cada niño creara su propia medicina(vinagre, aceite, azúcar, harina, detergente…), esto mezclado con pastillas efervescentes… creó una mezcla demoníaca, y los niños se lo pasaron a las mil maravillas. Cuando leímos Pet de llop de Pep Molist  preparé varios botes de olores diversos cerrados  que los niños debían adivinar a ciegas.

10.Animar los niños a que traigan las lecturas que tengan por casa, cuando compran por Sant Jordi o Navidad y Reyes, las lecturas que son sus preferidas (aunque sean de cuando eran pequeños), que hablen de cualquier lectura que estén haciendo, aunque no sea la que hagamos al club.

Y muchas más.  Pero siempre sin dejar de banda que lo realmente importante es la lectura y compartir qué sensaciones nos ha provocado, y compartirlas entre todos. Intentar transmitir el que a mí me emociona de cada libro, de manera entusiasta. Ah! y también es importante ESCUCHAR. Yo no soy la que tengo la sartén por el mango, sino que estoy allí para guiar la sesión y escuchar el que ellos tengan a decir.  El tiempo y la experiencia me han dado la capacidad cada vez de relacionar más cosas, y en una misma sesión puedo leer fragmentos de libros, explicar argumentos de libros de adultos, cantar canciones, explicar cuentos, hablar de arte… todo relacionado con la lectura que estemos haciendo (o no), porque las conversas son fluidas, y si estamos hablando de una cosa y un niño comienza una conversación de algo que le ha pasado por la cabeza, pues bienvenida sea…

Blog de Rosana Andreu, bibliotecària i escriptora. Foto cedida per ella mateixa.

http://colordetardor.blogspot.com.es/2017/05/granets-de-sorra.html

Video de Rosana Andreu de La Dona Vestida de negre : https://www.youtube.com/watch?v=WuJkhkNc-mM

A MÍ NO ME GUSTA LEER, LEER ES UNA MIERDA

Miércoles, 10’30 de la semana pasada al salir de la escuela Pablo Picasso de Barberà del Vallés. He dado una conferencia y animación lectora sobre mis libros Nadie es un Zombi, La Guerra de los Chicles y Libro de Conjuros de la Vieja Tarántula. He firmado algunos libros. Pero al salir, el graciosillo típico de 9 años que lo sabe todo, de tez morena, camiseta deportiva, tejanos, castellano hablante sin interés por las lenguas me suelta la frase “leer es una mierda”.
¿Me quedo sin argumentos? ¿Le digo que como apuntaba José Antonio Marina “los libros deberían venderse en farmacias” Y que si sigue así cuando llegue a los 70 será uno del 33% de personas no lectoras con déficits cognitivos que acabará cubriéndose con sus propias necesidades, con atrofia mental y que la mierda será el?
Me gustaría saber si hay que proteger a los chicos cuidándoles como los padres helicópteros que nunca se apartan de ellos y a los que protegen como armazón contra el dolor o hay que decirles la verdad…
¿Pero qué verdad? ¿que los libros están siendo derrotados por las tecnologías y que es mejor preparar los dedos para que corran raudos por el teclado del teléfono que lentamente, ceremoniosamente por las páginas de un libro? ¿pero que las tecnologías nos obligan a andar, a correr, a hacer más rápido para llegar antes a ningún sitio y que los libros son un elogio de la lentitud? ¿cómo va a entender eso un niño cuyos padres, posiblemente tampoco tengan la cultura suficiente para comprenderlo, padres que antes les comprarán un videojuego o un DVD que un libro?
¿Leer es una mierda? ¿Comprender es una mierda? ¿Mover las neuronas del cerebro para que razone, para que aprenda es una mierda? ¿Divertirse es una mierda? ¿Despertar y reconocer las propias emociones y lanzarse a aventuras por terrenos desconocidos es una mierda? ¿Es una mierda comprender el mundo y comprenderse a sí mismo, encontrar respuestas a las preguntas, crecer entre personajes que nos acompañaran siempre?, ¿reír, llorar, sentirse triste o feliz, estupefacto, sorprendido, comprendido, discutido, enojado es una mierda? Entonces la vida también es una mierda, niño estúpido a quien no han enseñado a valorar qué hay detrás de un libro.

Todo eso lo razono después de terminar “Contra la lectura” de Mikita Brottman, un “ensayo dedicado a los lectores que no creen que los libros sean intocables”. Me dejó algo descolocado aunque la tesis de una devoradora de libros como es Mikita  es que hay que leer si uno quiere llegar a alguna parte  (de ninguna parte).

Cuando visito las escuelas en lo que llamamos “animación lectora” quedo exhausto. Ya comenté mi juego: algo de teatro, algo de silencio, algo de diversión, mucha emoción y bastante agotamiento. Pero uno siempre se pregunta si vale la pena darse tanto para quienes la lectura es solo una obligación y nunca una fuente de placer. Y me lo pregunto cada día y cada día sigo sin respuestas.

El tema es ya viejo y casi caduco: ¿cómo contar que leer es una de las aventuras más fascinantes y extraordinarias de esta vida? Marina, el filósofo, tiene razón. Deberían saber que hay bibliotecas y librerías donde curan el alma y que de lo contrario un día cambiarán esos centros del saber por farmacias.

Pero es posible que ni eso les conmueva. Para ellos queda tan lejos, allá en los albores del siglo XXII…

 

Fotografía propia: el hombre de hojalata frente a sus propios conflictos o los niños necesitan un cerebro

 

¿CUÁL ES LA TEORÍA DE LOS 10 AÑOS O DE LAS 10.000 HORAS?

En el año 2010 me ocurrió un hecho sorprendente: por entonces yo ya tenía  diversas obras de literatura juvenil publicadas (www.jordifolck.cat). Mi primer libro se publicó en el año 1990 pero me dediqué profesionalmente a la escritura a partir de 1993, lo que supone, curiosamente que en este año cumpla mis 25 de escritor.

En el transcurso de un almuerzo, en ese año 2010, un editor, Josep Manel Rafí de la editorial Barcanova,  me dijo que debería atreverme, de mayor manera, a la literatura infantil porque era necesaria y los niños (y en las escuelas) andaban siempre buscando nuevos títulos.

Fue extraño porque llegué a mi casa pensando en qué ocurriría si un abuelo ya difunto escribía desde el inframundo a su nieto invitándole a reencontrarle y a conocer  a sus  nuevos amigos. De ahí surgió la historia de “El abuelo Calavera y yo”. Como yo era un devoto de Tim Burton y tenía en mi mente “La novia cadáver”, especialmente, no me  fue difícil  empezar la historia de ese nieto Pedro Badía que llega a un inframundo donde los humanos son género prohibido:  ahí aparecerá la vieja Tarántula dispuesto a devorar al pequeño.

Empecé ese libro un lunes, que es cuando me gusta empezar los libros,  y lo terminé esa misma semana en domingo (80 páginas de manuscrito) y me sorprendió que fuera algo tan rápido pues los personajes nacían con velocidad, los líos  y los entuertos iban apareciendo y resolviéndose con pasmosa quietud en cierto orden secreto que a mí se me escapaba. Pero yo me dejaba hacer.

Al final del libro las tramas y subtramas se cerraban y, llegado el  final y su regreso al mundo de los vivos, Pedro Badía, mi particular Pedro sin miedo,  se llevaba consigo otro libro del abuelo calavera:  ese libro fue el “Libro de conjuros de la vieja Tarántula”  que terminé en ocho días  y pronto continué con   su tercera parte “Ángeles, demonios y calaveras”.

Curioso que siete años después “Pixar” sacara su “Coco”.

Fue entonces cuando me percaté que había tardado entre siete, ocho y doce días (para el último). Fue en ese momento que,  como curioso y como interesado en descubrir y enhebrar los misterios de la creatividad, me pregunté por qué alcanzaba esa facilidad de escritura que me llevaba “al filo de lo imposible”.  Como yo ya conocía la teoría de las 10.000 horas o de los 10 años empecé a sumar, aproximadamente, la cantidad de horas, de días, y de meses, que  llevaba dedicando a la escritura. De hecho, a razón de cuatro horas diarias, de lunes a viernes, descubrí que en el año 2010 yo alcanzaba los 10 años y que esa teoría de Malcom Gladwell  “Outliers”  (Fueras de Serie)  que ya defendió  Howard Gardner en su libro “Mentes Creativas” acaba de cumplirse en mí.

La pregunta se resolvía con …   ¿era  yo un genio?  y la respuesta,  indiscutiblemente, era un NO rotundo.  Yo solo era/y soy,  simplemente, un currante, un trabajador disciplinado y entusiasta de la palabra.

¿Qué cuenta Gladwell en su libro, que debería ser de lectura obligatoria,  “Fueras de Serie”?

Se pregunta ¿los Beatles eran unos genios?  y él responde …NO. Lo que ocurrió es que si Paul McCartney  y John Lennon se conocieron en el 1957 en el año  1964  en que alcanzan el primero de sus triunfos, ya acumulaban  10.000 horas de trabajo. Se dice que su éxito llegó después de sesiones maratonianas  de ocho horas diarias en un stripbar de Hamburgo donde actuaban con públicos poco entusiastas con gente que escuchaba o no escuchaba pero con el que, en esa indiferencia,  podían probar  ese sonido tan característico de los Beatles, esas letras, esas canciones que aún hoy perviven entre nosotros como retazos de una época en que el mundo de la música, simplemente, cambió de manos.

Y Gladwell  se pregunta lo mismo de Bill Gates. ¿Era un genio de la informática? Y otro No rotundo.  A los 14- 15 años recibió una propuesta de la Universidad de dedicarse o de ocuparse de temas informáticos y por puro placer  pasaba jornadas de 10, 12 y 14 horas diarias. Desde los solo 14 años y grandes dosis de placer y sacrificio,  cuando llegó a los 24 este hombre atesoraba más de 10.000 horas de trabajo.. él sabía más que nadie del placer d e la creatividad aplicada

Es una lección importante la que nos entregan  estos sabios y tantos muchos como ellos para las nuevas generaciones A los profesionales de la creatividad y especialmente a los estudiantes les digo que cuanto antes empiecen  disciplinadamente a activar  sus habilidades creativas mucho antes verán los resultados y entonces serán únicos en esa especialidad o en ese campo de trabajo: la escritura, la música, la publicidad, el periodismo…el arte, la investigación,la medicina..

Si un muchacho o muchacha tomando el ejemplo de Bill Gates supiera que a partir de los 14 años dedicara cada día solo tres horas diarias a ejecutar ese placer creativo cuando alcanzara los 24 años estaría en una situación mucho más distante y elevada de aquellos que perdieron el tiempo en otras actividades lejos de la concentración  y del placer que uno obtiene con la práctica creativa.

Pero en tiempos de falta de cultura del esfuerzo nadie va a querer lanzarse a una aventura creativa, porqué entre otras cosas nuestros jóvenes desean los resultados ya, a golpe de whatsup. Y es así, que se van a perder excelentes y brillantes profesionales  que podían adelantarse a su tiempo y ser pioneros en el campo de dominio X si tuvieran esa confianza en sí mismos que no poseen. Y para aquellos que dejamos la adolescencia y la juventud  atrás nunca es tarde, incluso en tiempo de jubilación, para atacar una actividad creativa, organizarse en torno a ella y saber que a partir de los 10 años de ejecución, o de las 10.000 horas ( bastan 3 diarias)

“Llibre d’encanteris de la vella Tarándula” fue premiada en diciembre del 2011

uno puede alcanzar la cima y mostrar al mundo la brillantez, la belleza y el resultado de una creatividad que arranca y no tiene muro que la detenga.

El cerebro, plástico se transforma, se vuelve prolífico, confiado,  la inteligencia derrota a la consciencia y se hace libre para experimentar, perdidos todos los miedos.

Y ustedes ¿cuándo empiezan?…

LEER O NO LEER Y QUÉ LEER EN CLASE

Se acaba de publicar el informe PIRLS 2016 sobre el nivel de comprensión lectora en el mundo y relativa a niños de 9 años. En conclusión: crece la comprensión lectora de los niños españoles pero se sitúa muy por debajo de la media de los países analizados: o sea,  lo que se lee no se comprende (del todo) o deja lagunas de comprensión como si el leer fuera un acto mecánico que hay que cumplir y otra vez, lo de entender, se relega. España ocupa el lugar 26 en comprensión lectora por debajo de la federación rusa (corre estos días una fotografía del metro ruso con gente leyendo)  que ocupa el primer lugar, de Finlandia, Suecia, Hungría, Italia, Australia Canadá, Israel…

Y eso enlaza con mi anterior artículo sobre lecturas obligatorias en el aula, de qué leen nuestros hijos por obligación y qué leer en clase o qué deberían leer.

El informe PIRLS nos da un enorme juego y subraya hechos fundamentales: leen más aquellos niños que  ven leer en casa, que las niñas leen más  y que los que van a centros educativos privados obtienen notas más elevadas (posiblemente por tesón del profesorado).

En la editorial de La Vanguardia  de hoy nos recuerda una cita de Jorge Luís Borges: “el verbo “leer” como el verbo “amar” y el verbo “soñar” no soportan el imperativo”.  No se puede forzar a nadie a leer (ya citábamos a Daniel Pennac).

Y he aquí una paradoja curiosa. No se puede obligar a leer pero si el profesorado no incluyera una serie de lecturas obligatorias pocos leerían y su comprensión lectora sería de escándalo. ¿Què hacer entonces… leer o no leer o qué leer en clase?

Las lecturas mencionadas en el post anterior son excelentes: todas y cada una de ellas.

Recordemos: la lecturas de educación primaria como las de ESO las elige el centro. las de secundaria el departament d’ensenyament a través de un grupo de expertos.

O sea, hay mayor libertad de elección en las dos primeras y poca o ninguna en la segunda. Aún así siguen siendo lecturas muy válidas exceptuando, como dijimos, que en algún curso coincidieron Don Quijote y La Regenta de Clarín lo que significa matar y rematar al lector, debido a lo voluminoso de ambos libros y a lo lejanos que se hallan esos mundos de los intereses de los lectores: la Castilla de los Molinos y las haciendas y la Vetusta beata y remilgada. Creo que el docente que incurre en esta salvajada tiene poco de prudente y bastante de loco cuando su función es ganar lectores, no expulsarlos de las letras.

Entonces ¿qué hacer con la lista de lecturas obligatorias?

¡Abrirlas!

De hecho algunos profesores es lo que hacen y bien:  elegir de la biblioteca de la escuela el libro que deseen los alumnos  y que más se acerque a sus afinidades o necesidades. Eso implica a un profesor lector que los conoce (y los ama)  rara avis entre aquellos que, hastiados o perdida la vocación, ejecutan maquinalmente  su magisterio y evitan llevarse lecturas a casa porque con la escuela ya basta. Me consta que son numerosos y escasos los primeros.

Y es que , al paso del tiempo, el profesor de lengua y/o literatura debería  configurar su propio tesoro con más de 40-50 títulos y ofrecerlos a los lectores ( y,cómo no, actualizarse con las novedades).

En EEUU las lecturas obligatorias se dan entre un ingente número de títulos, todos ellos disponibles en las enormes bibliotecas  escolares o municipales.

Mi respuesta al problema de qué leer o qué no leer en clase es leer las obligatorias  en secundaria (qué remedio) añadiendo uno o dos libros más al gusto del profesorado (pensando en el lector) y abrir las listas en los cursos inferiores, en los primeros años que es cuando se forman a los lectores.

¿Cómo? dividir títulos por géneros: novela romántica, terror, suspense, novela negra, ciencia ficción, superación personal,  comedia, literatura fantástica, novela realista, de pandillas… y ofrecer diversos títulos de cada uno, a elegir, libremente

Y muy especialmente ofreciendo a ese alumno que está atravesando una situación personal, familiar difícil, un titulo que, en cierta manera, pueda ofrecerle conocimiento, comprensión, actitud y nuevos puntos de auto-observación.

No creo que sea la única solución posible para empujar a los niños a la lectura pero si estoy convencido que la comprensión lectora pueda mejorar cuando están leyendo algo que han elegido ellos mismos (como quien elige un film en la cartelera, o un juguete, o un videojuego) por sus intereses y para su diversión. Y añado e insisto: libros  recomendados que cubren necesidades básicas, que se convierten en ese amigo invisible o no, necesario en el paso por la vida, en la aventura de vivir.

 

Foto Cedida: Rosana Andreu, bibliotecaria y su primer libro( humor) Les  Aventures de’n Nic editado por Veus Públiques, una de las lecturas obligatorias en primaria

¿CÓMO SE ESCRIBE UN LIBRO? EL PROCESO CREATIVO DE UN LIBRO DE MUERTOS

No crea el lector que aquí desvele los misterios recónditos de la escritura de un libro. Aunque me gusta el reto de intentarlo, algún día.
Lo que aquí incluyo es el proceso que me llevó a la escritura del libro LLAMADAS DESDE EL CIELO que estos días de difuntos, tiene cierto sentido.
Es un libro tierno como el pan, ácido como el limón recién recogido, espiritual, de auto-ayuda cuando alguien perdió a uno de los suyos, para reír y para llorar, homenaje a los libros y a sus autores, una fábula con moraleja y casi novela negra entre los vivos que disfrutan en el paraíso y los muertos de la Camorra.

¿Cómo nace y se hace, crece y aparece ante la luz del lector, un libro?

“LLamadas desde el cielo” nació poco antes de las nueve de una mañana de veinticinco años atrás, camino de la escuela. Mi hijo Aleix, de apenas cuatro años, y poco antes de llegar, repentinamente, me preguntó:

–Papá… ¿en el cielo, hay teléfonos?

No recuerdo qué le contesté, pero sí supe, al instante, que acababa de nacer una historia. Aquel mismo anochecer dibujé sobre una cuartilla algunas notas de alguien que pedía en su testamento ser enterrado con su telefonino. Pero nunca pasé de aquellas notas introductorias.

Por aquel entonces acababa de publicar mi primer libro. Serían necesarios otros doce para que, en el mes de julio de 2004, abandonada mi actividad como director creativo en una agencia de publicidad y siendo la escritura mi único destino, me decidiera a iniciar mi viaje particular hacia Nápoles y hacia el cielo, tan cercanos el uno del otro..

Escribir este libro entre los años 2004 y el 2005 se convirtió en un hecho necesario, en un acto imprescindible en mi vida sin pensar en el éxito o la repercusión de la obra. Me movía una desazón interior, agitada continuamente por la prensa, con las fotografías en primera página de las víctimas de la guerra en Irak, pero también de los jóvenes y adultos muertos en el atentado terrorista en Madrid, en un interrogante continuo agravado por la hipocresía política actual, el desplante de los altos mandatarios que ya entonces perseguían la gloria personal por encima de la práctica del bien. Traducía el libro en el año 2015 que la guerra de Siria ocupaba aún las primeras páginas de los medios internacionales y el fenómeno migratorio, ese gran éxodo de los desposeídos, la muerte colectiva y la vergüenza de las instituciones arañaban muescas profundas en almas sensibles como la mía. Alguien podrá acusarme de melodramático, de perseguir la complicidad del lector si digo que muchas de estas páginas que el lector ya ha recorrido fueron escritas en medio de lágrimas, abierto el dolor, acumulado y retenido desde la lectura y la visión de las imágenes de un mundo estúpido que nos invade e insensibiliza a través de la televisión y otros medios. Quizás fueron lágrimas dulces y amargas –¿qué es la vida, sino una triste tragicomedia?–, expiación de culpas, vergüenza de ser humano que ve como sus hermanos han convertido el paraíso en un infierno por los caminos de la violencia, en la frivolidad de la indiferencia, en la corrupción, en el engaño, en la soberbia, en la lastimosa mediocridad…

Escribir este libro: poco más me interesaba. Partía con miedo a la crítica literaria sujeta, a menudo, por sesudos intelectuales que murieron, sin ellos saberlo, mucho tiempo atrás y por la opinión del lector que iba a rechazar mi provocación en el momento de escribir sobre el cielo. Sigo creyendo que cuando uno tiene el convencimiento y la necesidad de expresarse tiene también el derecho y el deber de hacerlo por encima de cualquier otra consideración. Si alguien se siendo ofendido al leer estas páginas habrá hecho bien de rechazar o tal vez abandonar el libro, como yo hago tantas veces con los programas de televisión o libros mal cosidos, metafóricamente hablando.

Para escribir este libro solo me hacía falta fe y confianza. Y, después, algunos conocimientos. Para la fe no precisaba de ninguna documentación, pero para construir y hacer verosímil esta historia sí necesitaba equipaje: el viaje iba a ser largo. Fue así como en el mes de junio de 2004 me inscribí en el Instituto de Estudios Italianos de Barcelona para cursar primero de lengua italiana con la intención de tener un dominio suficiente para imitar, en mi lengua, la musicalidad de este idioma tanto en la construcción de las frases, como en palabras y sentencias que dinamizaran las intervenciones de los personajes También necesitaba profundizar en la cultura italiana y una particular manera de ser y de ver la vida. Para lograr este propósito viajé a Nápoles en el mes de octubre para conocer, de a pie, los quartieri spagnoli, las iglesias y las calles por donde transitaban los personajes. Todos los topónimos e indicativos existen, y sólo habrá que seguir las indicaciones del libro para encontrarse inmerso de pleno en la ficción. Amé a Nápoles y a los napolitanos, un pueblo lírico y apasionado, hospitalario, orgulloso de una ciudad de la que se ha escrito: “Ver Nápoles y después morir”. No pretendía caer, en el libro, en un recorrido turístico –una tentación difícil de desterrar–, pero sí construir un pequeño canto de amor a esta ciudad del sur de Italia con tantas iglesias como Roma y, posiblemente, la más devota del país, donde se vive de una manera más explícita el sentimiento religioso. El hecho que los napolitanos comparten la lengua italiana con el dialecto napolitano –o partenopea– dificultaba la escritura en cuanto a la elección del registro con que se expresan los personajes. Opté finalmente por una opción intermedia, una mezcla colorista –no muy alejada de lo que sucede en las calles–, alternando palabras del italiano y del napolitano…

El libro pretendía ser un homenaje al neorrealismo italiano, el cine de la posguerra que nace como un cinema-verité mostrando las penurias de la supervivencia en tiempos difíciles y de la “Roma, citta aperta” que dirige Roberto Rossellini en el año 1945 y que el tiempo la convierte en un monumento fílmico con esa fuerza de la naturaleza que era la actriz Anna Magnani. “Llamadas desde el cielo” era también un homenaje al cine nacido en Italia y especialmente al subgénero conocido como “de los teléfonos blancos”, comedias mundanas y costumbristas que en los años 30 divertían y entretenían a los italianos y en los que siempre aparecía un teléfono blanco. De hecho, todo el libro es un tributo a la cuna del mediterráneo que es Italia: no solo a sus grandes genios que aparecen entre las páginas del libro sino también a grandes creadores como el dramaturgo y cómico Eduardo de Filippo o al pedagogo y escritor Gianni Rodari. La expresión “Hay que esperar a que pase la noche” en boca de Angela María es la última frase de Napoli Milionaria! estrenada en marzo de 1945, la obra maestra de Eduardo.

“Hay que esperar a que pase la noche” para el teatro italiano no es solo una réplica teatral, sino, sobre todo una lección de vida, una dolorosa contemplación del pasado y también una mirada a un Mañana que sigue, que espera, más que el alba, los años por venir. “Porque, lo sabes de sobra, Eduardo, venimos de lejos, pero vamos más lejos todavía” escribió Giorgio Strehler (citado por Ana Isabel Fernández, Eduardo de Filippo, un teatro, un tiempo, Fundamentos, Madrid, 2004).
Artífice de la tragicomedia, divulgador de los escenarios napolitanos (Quartieri Spagnoli) “Llamadas..” acaba siendo todo un homenaje a De Filippo: la religiosidad, los valores humanos, el paso de la tragedia a la farsa, entre el realismo y la metafísica, entre la sceneggiata napoletana, la comedia popular y el drama existencial.
Y las influencias de Rodari, autor de “La torta in Cielo/ La tarta voladora” y “Cuentos por teléfono” recorren y esponjan la obra donde, frente al infierno de la Camorra napolitana se contrapone un cielo de felicidad y bondad donde los grandes creadores siguen ovillando sueños. Pero en el proceso de escritura imaginaba también a Federico Fellini y a Giulietta Masina y su Intervista, una corrosiva crítica al mundo de la televisión.

Para construir el cielo, dejando atrás Nápoles, dispuse de mi imaginación y de las valiosas aportaciones de escritores y pintores que, mucho antes que yo, se atrevieron a viajar al cielo. La lectura de los episodios correspondientes a la visita del purgatorio y del cielo que hace Dante en la Divina Comedia, la relectura de algunos de los libros de la Biblia, especialmente los más poéticos (los “Salmos”, el “Cántico de los Cánticos” y las “Lamentaciones”) y los sapienciales (“Proverbios” y “Sabiduría”) fueron el punto de partida bibliográfico, al cual habría que añadir muchos otros, puramente religiosos y, aún, filosóficos. Menciono, especialmente, “Conversaciones con Dios” de Neale Donald Walsch y “Pero, ¿qué diablos hacía Dios antes de la creación?” del dominicano y filósofo Bernard Bro. Algunos de los cánticos o sentencias pronunciadas por los personajes del libro no me pertenecen; proceden directamente de la Biblia. La expresión en boca de los niños al recibir a Gian Paolo en el paraíso y sobre el hecho de volar corresponde al salmo 104, versículo 3; aquella en que el niño habla con su madre pertenecen al salmo 103, versículos 3 a 6, y sobre la fugacidad de la vida al mismo salmo, en sus versículos 15 y 16; la respuesta, bastante conocida, del joven padre Zanzucchi (“A Dios, lo que es de Dios…) pertenece al evangelio de San Lucas, 20, 25; el canto de peregrinaje pertenece al salmo 133, versículos 1 a 3. La invitación final de Jesús “Comed y bebed todos y empaparos de amor” pertenece al Cántico de los Cánticos, 5, 1. Los árboles y las plantas que aparecen en el paraíso, han sido recogidos de varios libros: de la Biblia y de la magnífica aportación del erudito Jean Deulomeau en ”Historia del Paraíso”, libro de cabecera. La breve relación de nombres creados para llamar a Dios procede de los dos volúmenes publicados por Fray Luis de Leon en 1583 “De los nombres de Cristo”.

Pictóricamente he analizado tantas pinturas que hacer un recordatorio sería un trabajo excesivo. Me interesaban, especialmente, los seres angelicales, si bien, cómo ha quedado visto, he dejado poca constancia y todavía menos definición. Sus tipologías, sus funciones, las actividades celestiales, sus oficios, así como los hábitos y forma de vida me han sido proporcionadas por el libro “Ángeles, una especie en peligro de extinción” de Malcom Goldwin y “¿Existen los ángeles de la guarda?” de Perre Jovanovic, entre otros y por numerosos libros de historia del arte entre que cabe mencionar Angele e Demoni, una edición especial de lo Expreso aparecida en Italia coincidiendo con mi llegada a Nápoles. Cuando escribía sobre las cortes celestiales, tenía ante mí las pinturas de Hyeronimus Bosch, Rubens, Caravaggio, Gaudenzio Ferrari, Giovanni Blilivert, esculturas de Bernini y, especialmente, del gran Miquel Àngel. También Botticelli, El Greco, Bosch, Tiziano, Tintoretto que quiero creer que se ven en este libro como passepartout para gozar de esas llamadas.
Los paisajes celestiales son únicamente competencia mía. Sólo quería ofrecer una cata, consciente de la imposibilidad de éxito. La extensión limitada del libro me imposibilitaba, por otro lado, efectuar un viaje extenso por uno de los lugares más soñados, del que se habla tanto y tan poco se sabe, y donde, reconozco me encontraba con un sosiego y una paz imposibles de hallar en nuestro mundo con la ayuda de los arquitectos musicales de Dios, educando mis oídos con la “Pasión según San Mateo de J. S. Bach”, con John Williams y su estremecedora partitura para “La lista de Schindler”, con la obra maestra de Ennio Morricone sobre las misiones jesuitas “La misión” y a Alexander Desplat, a Mozart, Haendel, Beethoven. Las napolitanas escogidas para el libro son algunas de las más populares y aquellas que, rompiendo fronteras, se han extendido por toda la vieja Europa: “Parlami de amore Mariú” (C.A.Bixio, letra de B.Cherubini), “‘O Sole mio” (E.di Capua, letra de G.Capurro), “Core’ ngrato” (Salvatore Cardillo, letra de Cordiferro), La Serenata (F.P.Tosti , letra de G.A.Cesareo) la célebre “Funiculí Funiculà” (Luigi Denza, letra de P. Turco), “Mattinata” (letra y música de Ruggiero Leoncavallo), “Marechiare” (F.P. Tosti, letra de Salvatore di Giacomo) y “Adduormete cu me” (E.Murolo, letra de Tagliaferri). Estas y otras muchas de Josep Carreras, Luciano Pavarotti, Massimo Rainieri y Pepino di Capri me alegraron la escritura.

Las fotografías en blanco y negro realizadas en Nápoles aquellos días como testigo gráfico y literario de mi estancia en la ciudad del Vesubio, además de Pompeya y Herculano, aparecerían publicadas en la revista “Puzzle” (diciembre de 2004). Dos escrituras, la fotográfica y la literaria, llenaron mi estancia de una elevada felicidad. En Nápoles escribí el segundo acto del libro. La escena del milagro fue escrita en la terraza del café literario Intro Moenia, en la piazza Bellini. Curiosamente, inmerso en la emoción de la escritura, a pesar del alboroto de un sábado al atardecer, conocí a Giulia, una hermosa muchacha que, sentada en una mesa con sus amigos, se me acercó, despertada la curiosidad y excusándose, para saber qué escribía con tanta delectación. Se abrió una conversación apasionada sobre mi libro y sobre la creación en una amistad que aún continua.

“Trucades des del cel” (Editorial Barcanova) apareció en Barcelona en el año 2006 en su versión catalana con una buena acogida de prensa. La Vanguardia tituló su crónica con un “Jordi Folck novela un cielo poblado de escritores, artistas y actores” y Diari de Tarragona “Papá, hay teléfonos en el cielo?

Josep Maria Aloy, crítico literario de diversas publicaciones escribió: “Es un libro que arranca muy bien, escrito con mucha gracia y con mucho humor aunque, en el fondo, esté el tema de la muerte. La primera parte es excelente. El libro me gusta porque tiene presente el mundo de las letras y encuentro interesantísimo que alguien se acuerde todavía de Calvino, de Rodari, de Dahl con todas las referencias al mundo de los cuentos infantiles y todas sus bromas y “boutades” contra la especie humana.
Reconozco que me gustó leer ese comentario de Aloy viniendo de un crítico. Pero me pareció algo mucho más hermoso cuando una noche recibí la llamada de un muchacho de 12 años, compañero de escuela de mi segundo hijo Eduardo. Le había pedido el teléfono y él se lo dio. De ese muchacho sabía que era un gran lector: devoraba libros y a veces no entregaba sus tareas escolares por que se había pasado la noche leyendo. Me llamó para decirme que de todos los libros que había leído en su aún corta vida ése era el que más le había gustado. En esa novela coral donde el protagonista tiene 12 años había encontrado sentimientos y emociones compartidas. Me emocionó. Otras dos muchachas, menos atrevidas, le hicieron a mi hijo comentarios parecidos.
Que un público adulto me hiciera llegar comentarios elogiosos era algo para agradecer: el libro es una fábula sobre la vida y sobre la esperanza más allá de la muerte y para aquellos que se acercan a ese último viaje el libro les colma de expectativas felices.
¿Pero qué podía aportar a los niños?
Creo que ellos poseen la inocencia, perdida ya para muchos adultos, de creer en un cielo, de creer en los seres de luz, pero también en las tinieblas y en los ángeles caídos. Y que la emoción que los niños sienten también es más pura, más limpia porque poseen el tesoro de la imaginación más libre.
Creo que con este libro conseguí una obra dirigida a toda la familia donde cada generación puede extraer valiosos mensajes para reconocer a esta vida como el mejor de los viajes y el más allá como un destino final justo y hermoso. Cuando, en una de las múltiples presentaciones de este libro en Barcelona se me acercaron diversas personas para agradecerme la escritura de “Llamadas” que tanto les había ayudado en la muerte, siempre dolorosa y reciente de sus seres queridos, supe que mi trabajo había concluido y que ya era momento de dejarle volar, de sumar lectores, de traducirlo a otras lenguas y de brindar al lector esa ayuda, esa fe, esa esperanza que el vivir de cada día menosprecia y agota y que necesitamos como el más pequeño y frágil rayo de luz.
Que así sea.

LLAMADAS DESDE EL CIELO, de Jordi Folck, de venta en las librerías españolas y en Amazon en papel y e-book
Editado por VOCES PÚBLICAS SL

Amazon: https://www.amazon.es/Llamadas-Desde-Rustica-Pangerana-Hisp%C3%A1nica/dp/8494625217/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1509530768&sr=8-2&keywords=llamadas+desde+el+cielo

El triunfo de la estupidez (o ¿qué les pasa a los jóvenes?)

Perdonará el lector mi ausencia estos quince días: me atraganté con una novela propia que quería mandar a un concurso cuyo límite eran 100 páginas y mi manuscrito llegaba hasta los 137: o cambiaba de concurso o recortaba el manuscrito. Hice lo primero. ¿Para cuando los editores y sus cohortes pensarán también, en el escritor?
Hoy, tres reflexiones breves pero contumaces, que podrían englobarse en una sola pregunta: ¿qué les está pasando a nuestros jóvenes?
Primer caso: Me acerco hasta el monasterio de Montserrat decidido a llegar hasta los casi 1300 metros de altitud de la antigua ermita de San Jeroni: hará ya cincuenta años que desapareció el funicular. La única forma de llegar hasta la Rosa de los Vientos, cerca del monumento al poeta Mossèn Cinto Verdaguer erigido en los años 50, es a pie desde la ermita de Sant Joan andando apenas hora, hora y media.
Les aseguro que vale la pena: el paisaje abrupto, rocambolesco, con sus extrañas figuras parecen salidas de la pluma de un poeta surrealista; son como los caligramas de Marinetti.
Uno, llevado por sus ensoñaciones y bajo un calor riguroso de agosto asciende las escaleras que llevan a lo más alto de las montañas sagradas. ¿Y qué encuentra ahi?  un grupo de teenaggers franceses con un radiocassette que emite reggaton. En vez de asombrarse por los 360º del paisaje o asomados a la rosa que señala montes y espacios, que dice sus nombres y sus altitudes están clavados a sus móviles. Los profesores callan, sin increparles, sin conminarles a que, a esa altura, lo verdaderamente hermoso nunca estará en sus celulares y que, probablemente, jamás regresen a ese techo del cielo, a esa atalaya orgullosa y empinada.
Segundo Caso: Domingo mediodía  almorzando en una terraza de una pizzería, un muchacho, también teenagger, mete los vasos vacíos de la coca cola light por el buzón de correos. Mi compañero de mesa, al verle (y yo de espaldas) le increpa. El muchacho que buscaba la risa de sus compañeros, su aprobación, aplausos para su estupidez, baja la cabeza. El gallito deja de cacarear. Poco después un transeúnte deposita una carta en ese buzón-basura. Sus compañeros sigue riendo.

Y tercer caso:  youtube me informa de un influencer que ha alcanzado los 15 millones de visitas por vídeos tan edificantes como gritar cuando se rasura el sobaco (ya son 4 los influencers que le imitan a carcajadas y con el beneplácito de sus fans) probarse ropa que le han regalado o reconocer que ha borrado vídeos de su canal, ante el enfado mayúsculo de sus fans.

Pienso que, pronto, no serán los periodistas quienes presenten los programas de televisión, sino los youtubers, los influencers que, sin estudios, pero con mucha cara dura, se convertirán en los héroes de los estúpidos, en los modelos a seguir. Visitan librerías con sus testimonios  y deben proteger las largas colas entre vallas donde sus fans adolescentes se desmayan gritando el nombre de su amada. Me refiero a la visita de Dulceida a la ciudad de Reus

https://www.diaridetarragona.com/reus/La-famosa-blogera-de-moda-Dulceida-revoluciona-Reus-20170505-0021.html

Sobran reflexiones. A mí, me asusta esa estupidez de gente desnortada. Yo también fui joven, e incluso, por qué no, desnortado pero quiero suponer que transitaba por ese estado de bobería en momentos concretos. El problema de la actual generación es que se ha instalado  en la estupidez como una forma de vida que va desde los botellones y sus crisis alcohólicas hasta las formas más refinadas de bullying, a perpetuar y seguir modelos con pies de barro, a pegarse a su tecnologías móviles y a dar la espalda a la cultura como algo, francamente aburrido. Lamento la terrible moralina que desprenden estas reflexiones y reconozco que no tengo respuestas pero esa necesidad continua de llamar la atención, al precio que sea, me descoloca. Y admiro a cierto profesorado que se inmiscuye en la persona y en el futuro profesional y quiero entender que no todo está perdido: posiblemente ellos sean, nada más, el reflejo de  una sociedad atribulada, precipitada, desafectada por la política y la religión, que, definitivamente, están quedando fuera del tablero de juego. Pero me entra una risa loca, histérica cuando quiero hablar de libros, de creatividad, de cierto elogio de la lentitud y ellos lanzan, eso sí, lentamente, su mirada fuera del aula y la precipitan ventana abajo .

 

ÚLTIMAS MALDICIONES DE LOS PREMIOS LITERARIOS: o el tamaño sí importa

Como soy metafísico por naturaleza, positivo por genética y alegre por convicción y, sinceramente, no me gusta ir maldiciendo por ahí, me permitirá el abnegado lector que de un solo soplo o dos  (como el lobo ante la casita de los cerditos) acabe con las tres maldiciones que me corroen por dentro y que ya intente liberarme de ellas y pasar a otra cosa.
Dicen que las maldiciones siempre regresan y yo, con mis (a pesar de todo) nueve premios literarios no deseo, precisamente, que esa suerte o mérito se me eche en contra.
Reconozco, eso sí, que perdí más premios que los que gané.
Impongamos, insisto, la metafísica
Así que vamos por la cuarta de las maldiciones: el espacio de las novelas. O El saber sí ocupa lugar.

Reproduzco una conversación /email de ex alumno de mis cursos de escritura creativa) post-saludo

Alumno Modelo: Pues te hice caso y he escrito en esos tres últimos años dos novelas: una de 400 páginas para jóvenes y que creo que puede ser  un nuevo “harry Potter” y otra para niños de 150. Y bueno, me gustaría publicarlas. Necesito tu recomendación.

Yo: Un autor desconocido hoy lo tiene muy mal para publicar. Te van a pedir cifras de ventas que no tienes, comunidades de lectores que quizás sí, premios que no, ni currículum vitae literario. Lo mejor es que las mandes a algún premio literario

Alumno: ¿Por cuál empiezo? Todos los concursos literarios parecen hechos por Voldemort, que debe ser el editor principal. Ninguna convocatoria  de infantil/juvenil acepta novelas de más de 200 páginas.

Yo: ¡Glups! ¿Y la infantil?

Alumno: No. Menos

Esa conversación nunca ocurrió pero podría: quizás porque mis alumnos universitarios de  ESRP  (UB)   son seres muy inteligentes a los que no les interesa bregar con la fuerza oscura. pero me sirve para analizar la cuestión del formato que no es otra que “maldita la gracia de que un concurso literario establezca bases  con tan pocas miras, con tantos requerimientos en espacio, con una acotación tan brutal en cuanto al número de páginas del original”. Puede parecer una cuestión baladí pero observemos y descubramos como a ninguna editorial española le apetece encontrarse con una saga tipo Harry Potter, con un nuevo Julio Verne, un Mark Twain, un Rider Haggard, un Lewis Carroll ( o con esos monumentos literarios entre los que incluyo “La historia Interminable” o “Momo” de Michael Ende, la prodigiosa “El Museo de los recuerdos robados” de Ralf Isau ni  la “La Guerra de los Botones” escrita en el año 1912 por Louis Pergaud, por citar algunas escasamente “breves” novelas.

El proceso creativo de redacción de una novela  es algo vivo, orgánico: la novela  crece en nuestras manos sin limitaciones de fantasía ni otros impedimentos. Uno empieza y no sabe cuándo encontrará el The End. El escritor vive inmerso en su  fábula, levantando pisos, abriendo caminos, construyendo personajes que, a menudo, se escapan de sus manos y vagan libremente.

Imaginemos a mi imaginario y alumno diciéndose a si mismo… ¡cuidado que el libro sólo puede llegar a las 80 páginas! A eso se llama frenar la inspiración, constreñir el trabajo creativo. Se llama coacción, poner fronteras. No niego que pueda limitarse “por lo bajo” el número de páginas pero las editoriales deberían revisar sus convocatorias. Siempre puede ampliarse un texto con separación de de capítulos, quizás con un cuerpo 13 en vez del 12, con el interespaciado (también prefijado en las bases) y otros recursos. Pero cortar una obra para que concurse  es arrancarle los brazos y las piernas de tajo a un texto como si cuatro caballos furiosos tirasen con visceralidad  de “la obra” . Me refiero, especialmente, a la literatura infantil y juvenil.

Premio Ciudad de Málaga de novela infantil: FORMATO DE LAS OBRAS
La obra se presentará con el título original, sin ningún dato que revele la identidad del autor o autora, se presentarán por quintuplicado, en tamaño DIN-A4, tipo de fuente Arial, cuerpo 12, con interlineado de 1,5 líneas, escritas por una sola cara, paginadas, perfectamente legible, encuadernadas y con una extensión de 25 a 40 páginas.

Premio ANAYA de literatura infantil: de 50 a 100 páginas

Premi EDEBÉ de literatura infantil y juvenil:  extensión de un mínimo de 20 páginas y un máximo de 80.  Y de 80 a 200 para la juvenil

Mejor me parece la convocatoria de el  Barco de vapor cuya extensión máxima (sin mínimos posibles)  es  de 150 páginas, impresas a 1,5 de interlineado y escritas en Times New Roman cuerpo 12.  O el GRAN ANGULAR: La extensión de las obras deberá ser de un máximo de 300 páginas en un solo volumen, impresas a 1,5 de interlineado y escritas en Times New Roman cuerpo 12.

O nuestro querido y veterano (y venerable) Premi Sant Jordi de les lletres catalanes: extensión mínima de 200 páginas

Podría extender mi relación con algunos premios más: el lector hará bien en indagar y descubrir la cantidad alarmante de premios que “acotan” demasiado.

Alguno de los lectores argumentará que eso es ser muy remilgado, escrupuloso, afectado y excesivo: lo que designa la palabra tiquismiquis. 

¿Y aún así qué ocurre cuando en un prodigio creativo uno supera esas dimensiones? En mi caso tengo dos novelas de 350 páginas aprox.   ( del año 2007 y del 2012) que aún no han visto la luz quizás porque  su propia desmesura las expulsa del paraíso de los premios( o porque no encajan con lo mal llamado infantil o juvenil, dos otras etiquetas o trabas que dificultan su encaje). La literatura si es buena es literatura  y basta.

Esa reflexión busca solo “abrir posibilidades” y que algunos editores, mirando hacia otro lado, abran un punto de inflexión: bastaría, a mi modo de ver, determinar, como en los últimos casos, un mínimo o un máximo, una acotación que no limite la libertad creadora y que permita encontrar a tantos escritores  un lugar (una convocatoria) para su novela antes de que , por extensión quede relegada, quizás para siempre, al cajón de los libros olvidados

 

Fotografía: cartel de la Película LA GUERRA DE LOS BOTONES ( remake de 1994)

 

 

 

 

SEGUNDA MALDICIÓN: LOS ZOMBIS LITERARIOS

Cuando una editorial o una institución decide convocar un premio literario acostumbra a elegir a los miembros del jurado entre personas con un currículum destacado que les hace valedores de ese papel.

Pero lo que muchos desconocen es que cuando a un premio literario se presenta un número importante de originales sean 20,100, 200 o 400 existe un equipo de pre-selección que determina cuáles de los textos llegarán a los miembros del jurado: son lectores elegidos por la editorial que combinan otras profesiones con su talento como lector.

En su primera y única lectura crítica eligen, la mayor parte de ellos, hojas del manuscrito al azar… pueden quedarse con el primero o el último de los capítulos, leer en diagonal… y reducen el número de originales recibidos según criterios como errores gramaticales, faltas de ortografía, sintaxis, pobreza de  vocabulario, originalidad del argumento, creación de personajes etc.etc.

Este es, entonces, el primer jurado al que hay que convencer, un jurado formado por un número indeterminado de personas del que nunca conoceremos ni su nombre ni su currículum, ni su capacidad, lo que puede significar que una novela de calidad sea separada del resto por criterios terriblemente subjetivos, por el extraño juego del azar o la insoportable levedad del ser (con permiso de Kundera).

He vivido dos experiencias en las que el jurado preliminar eliminó dos de mis novelas en dos conovocatorias: la primera fue en el año 2012 cuando presenté una novela infantil con el título “Mi amigo es un zombi” creyendo que, tratándose del tema del bullying y donde le daba la vuelta a los personajes (zombi bueno,/humanos malvados) era una novela que iba a declararse vencedora.
No fue así.
Que una novela no sea elegida como ganadora significa que una novela mejor escrita mereció ese privilegio, ante lo que cualquier escritor debe sacarse el sombrero. Pero acostumbra a ocurrir que, ante la calidad de un original, la editorial responda, al poco tiempo, que se queda con los derechos de edición.
Cuando ambas pérdidas ocurren (no premio/ no edición) el escritor pierde fuelle, terreno, seguridad y uno acaba planteándose, contra todo pronóstico que quizás aquello no era tan extraordinariamente bueno.

La novela “Mi amigo es un zombi” tenía un título poco atractivo: mucho me temo que el jurado entendió que era otra de esas novelas infantiles tipo pesadillas (Stine) hechas para alimentar a un subgénero sin pretensiones literarias.
Volví a presentar esa novela con un título mucho más literario: NADIE, título escasamente comercial que yo pensaba cambiar antes de su publicación pero que iba a encantar a a esos sujetos desconocidos, invisibles, de costumbres extrañas.

Sorpresa: Nadie quedaba vencedora y ganaba el premio infantil de Barcanova de literatura infantil y sus 7000 € correspondientes en el año 2013.

Indiscutiblemente hablando con los editores se buscó un título más acorde con el público lector y este fue Nadie es un Zombi, publicado recientemente, también, por Anaya.  Entre uno y otro manuscrito no había ni una sola diferencia exceptuando el título dicho lo cual quedaba corroborado que el primer jurado pre-seleccionador se dejó llevar por un mal título y que hizo poco caso a la novela…

Recientemente mandé otra novela a otro concurso y pensándome ya ganador  (uno quizás esté mal acostumbrado) quedé sorprendido cuando no lo ganó brindándole, como no,  un sincero aplauso por la novela ganadora pero cariacontecido porqué tampoco la editorial mostró su interés por hacerse con los derechos.
Algo pasó con el jurado preliminar…, esa misma novela fue presentada recientemente a otra editorial que me escribía con alegría y feliz de tener un original entre los suyos mencionándolo como obra de gran calidad literaria

(El libro aparecerá en el 2018)

Conclusión: existen jurados preliminares sin capacidad para elegir las obras que serán leídas por el jurado… otra maldición más que el escritor deberá tener en cuenta para su supervivencia y equilibrio mental en el momento de mandar sus originales a un premio literario: Que varias subjetividades pueden atacar a una obra de caridad porque existe una cadena de horrores humanos que no siempre razonan como uno cree deberían.

¡Y cuídense ustedes! Nos lo merecemos.

LAS SEIS MALDICIONES DE LOS PREMIOS LITERARIOS (1)

Todo premio musical, cinematográfico… literario está rodeado de glamour: el más pequeño concurso de redacción escolar o la portentosa entrega del Premio Planeta tienen en común a un fotógrafo (o una nube de…), un jurado, un ganador, un premio, una cantidad ilimitada de perdedores, difusión en redes sociales, felicitaciones. Y pareciera que detrás de ese flash final que todo lo envuelve, después de los titubeos emocionados del ganador o ganadora y de su falta de memoria de cómo llegó hasta allí, muchos creerán que ya no queda nada que contar.
Pues bienvenidos al espectáculo de lo que nunca contó nadie (o casi), las entretelas del juzgado de guardia, los afanes de algunas editoriales que viven de espaldas al mundo y que pareciera que trabajaran contra el autor.

Con permiso de la escritora Lena Pauls, que fue la primera en lanzar el grito al cielo, querría desentrañar ese mundo oculto que hay antes y después para que el lector vea que no es oro todo lo que reluce, que ganar un premio puede ser una lotería o un castigo, que presentarse a un premio puede dejarle esquilmado a uno moral, psicológica y económicamente y otras desafortunadas desdichas. Porqué recuerden, detrás de un ganador hay 40, 120 o 400 perdedores.

Primera Maldición:  ¿El Precio de medio riñón?

 
Existen infinidad de convocatorias  en Catalunya y en España cuyas bases exigen, sine qua non, la presentación de cuatro, cinco o seis copias en papel. Si al escritor se le fue la olla y acabó con un original de 400 folios (lamentablemente en mi cajón quedan tres originales de esas características) deberá tener en cuenta que presentarse con 4 juegos de originales inéditos exige un desembolso en fotocopias (a 0’04 la unidad) de 64 euros más 12 en encuadernaciones: 76  ( y 20 de envío de correos). Con un original de 200 folios, 52 euros….

En la web del premio Lazarillo de Creación, el más antiguo de España se puede leer:

Optaron al Premio Lazarillo un total de 161 obras, de las cuales 86 eran de narrativa, 56 de poesía y 19 de teatro. De todas ellas, 143 estaban escritas en castellano, 10 en gallego, 6 en catalán y 2 en euskera.

La convocatoria de este año pedía originales con un mínimo de 80 páginas y “cuatro ejemplares de cada una de las obras con que deseen concurrir”. A 100 páginas de media, el coste aproximado ( aparte envío) será de 32 euros.
Los 161 originales presentados significará una inversión aproximada de 5.152 euros de los que solo el ganador recuperará la inversión. Se arrojaron a la basura (perdón, al cesto de los papeles, perdón, a la trituradora, 5120 euros).

Un buen ejemplo de cómo algunas bases fueron escritas en los tiempos oscuros, dando la espalda a los escritores, “lletraferits” o ya heridos de muerte  y como nadie las ha revisado, olvidando la palabra “digital”. Por cierto que el ganador se embolsa la pobre cantidad de 3000 euros cedidas por OEPLI.

No cansaré al lector con números… solo algunos ejemplos y que él haga uso de su calculadora si gusta para descubrir la cantidad de árboles talados inútilmente solo porque alguien (instituciones o editoriales) no encontró el sistema de hacer llegar al jurado copias digitales.

 
Premi Sant Joan BBVA:  Los originales se presentarán por quintuplicado, mecanografiados, a doble cara, convenientemente encuadernados, y deben llevar el título de la obra y los datos personales del autor (nombre, apellidos, dirección postal, correo electrónico y teléfono)….

Premio Ciutat de Valencia Los originales impresos, con las páginas numeradas y en perfectas condiciones de legibilidad, habrán de presentarse en número de cinco ejemplares; todas las obras deberán presentarse bajo pseudónimo. Convoca ayuntamiento de Valencia
Premio Gregal de Novela: una copia digital y seis en papel. Extensión mínima 150 páginas. Convoca Editorial Gregal
Premio Pollença de Literatura. Mínimo 150 páginas. Copias por triplicado. Promueve Ayuntamiento de Pollença (Mallorca).

Premio Ciutat de Sagunt. Tres copias. Organiza: Ayuntamiento de Sagunt.

Y grave me parecen los dos originales para el premio Planeta pero teniendo en cuenta que se presentan más de 400 originales y que el premio se concede entre amigos influyentes y con buenas ventas previas, el importe arrojado a la basura oscilaría entre los 8000 y los 9000 euros repartidos entre los perdedores que soñaron con los 601.000 euros de premios ( a despojar de impuestos).

La Galera permite que sus clásicos, los premios Josep Maria Folch i Torres i Joaquim Ruyra, Barcanova Ediciones en sus convocatorias de infantil y juvenil, Editorial Proa para el premio de Novela Sant Jordi permiten que los originales se presenten a través de una dirección email. También así el  certamen literario Ciutat de Vila-Real que empieza con buen pie y muchos otros…Premio Desnivel de Literatura de Montaña, Premio Herralde de Novela ( copia digital y 1 impresa), Fray Luís de León de Creación Literaria, Premio Málaga de Novela…

Existen  muchas editoriales e instituciones que han comprendido que para muchos autores el precio del envío y del fotocopiado puede ser prohibitivo (el peso de los originales puede conllevar de 20 a 30 euros aproximadamente). Y que los beneficios, de haberlos, serán solo para uno.
No resulta extraño que cuesta cada vez encontrar a nuevos autores. Digamos, que entre otras razones, empezar malgastando sus vidas en discusiones baladíes, en pequeñas inversiones desafortunadas no propicia el entusiasmo literario-concursil.
Por cierto que los originales no recogidos desparecen en la trituradora de papel. Ah, si desean recuperarlos, los costes de transporte, van a su cargo.

¿Quién da más??¿Es para menos?

Seguirá

Fotografïa. composición propia

LA LITERATURA BASURA, ¿CÓMO RECONOCERLA?

Con el retroceso de las humanidades en el ámbito educativo, ahogada por leyes hechas por jamelgos y voluntariosos verdugos cada día que pasa el concepto de “qué es y no es literatura” resulta más difícil de definir.
No nos debe resultar extraño. Los hay y muchos dispuestos a jugar en contra de ella.
Hace ya algún tiempo en las noticias de Tele 5, un periodista de cuyo nombre no quiero acordarme decía, literalmente “pero dejémonos de literatura y vayamos a lo verdaderamente importante.”. Para él y para muchos españoles lo verdaderamente importante era y es el fútbol. Así funciona este país donde los idiotas alcanzan ya un 50% (aquellos que siempre encuentran excusas para no leer).
Me perdonarán el tono, pero dejo para otro artículo, un reflexión sobre lo que los políticos, nuestros políticos, sus políticos leen y no leen. Pero les hago un avance: en el Congreso de Diputados, en el Parlament catalán, en los consistorios de muchos ayuntamientos, hay iletrados escondidos.
Aún a riesgo de que ya a nadie le importe o no qué es literatura, me permitirán que enhebre unas breves notas, para no cansar al lector.
Me tomo la libertad de definir tres tipos de literatura

1. La gran literatura
2.La literatura popular
3.La literatura basura/hamburger/deshecho. En este caso la palabra “literatura>” debería estar prohibida.

Reconoceremos a la primera como aquella que engloba a todo texto literario que busca la belleza del lenguaje al construir una historia donde lo más importante no es lo que cuenta sino cómo lo cuenta. Camilo José Cela, Carmen Martín Gaite, Rafael Sánchez Ferlosio, Vargas LLosa, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Juan Goytisolo, Roberto Bolaño, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez y cientos de escritores y poetas aunque publicaran sus novelas por entregas como Charles Dickens, Julio Verne, Alexandre Dumas  o Victor Hugo. A pesar de la popularidad de sus textos, de sus miles de lectores, aferrados a los periódicos, enganchados a las tramas de sus novelas no deberían ser incluidos, a mi modo de ver, en la literatura popular por una razón de peso: sus textos  han permanecido vigentes,  reeditados y aún,  “colosales” al paso del tiempo.

La literatura popular. “La literatura popular es aquella dirigida a las clases populares o más exactamente a lectores de bajo nivel cultural y escasas exigencias intelectuales o literarias,  literatura caracterizada en consecuencia por su baja calidad de su exclusivo propósito de entretener. Aunque la novela popular en España ha sido y es de ínfima calidad no han faltado entre toda esa morralla autores y obras de valor”. (extraído de La Novela Popular en España (Ediciones Robel, Madrid, 2000)  Sus temas: oeste, policíaco, piratas, aventuras, ficción histórica y aventuras “con niño”. A la literatura popular dirigida a personas de escasos recursos, en ediciones baratas, de bolsillo,  con el único fin del entretenimiento, habría que incluir a los prolíficos Corín Tellado, Silver Kane (el gran Francisco González Ledesma, José Mallorquí, Federico Urales, Vicente Ballester, el Coronel Ignotus (José de Elola, coronel de Estado Mayor del Ejército), Jesús de Aragón, PV .Debrigode (considerado busque insignia de la novela popular), Guillermo López Hipkiss (traductor de las aventuras de Guillermo de R.Crompton)  y otros muchos que, en la posguerra española, alimentaron sueños y esperanzas de lectores que buscaban en otras vidas una forma de supervivencia. Que Francisco González Ledesma merezca figurar también en el primer grupo, no se lo discutiría a nadie.

En tiempos actuales podríamos añadir a Carlos Ruiz Zafón con su trilogía de la biblioteca de libros olvidados

La literatura basura

Intentemos una aproximación a lo que podríamos llamar “literatura basura”

  1. Se usa, se consume y se olvida. En ella solo existe el presente.
  2. El autor/autora parte del entretenimiento, sin que busque la belleza de la frase, de la expresión, sin que importe mucho el tono ni estructura, sin que el autor desee permanecer o proyectarse en el futuro ni intención de ser premiado literariamente. Se consume rápido y se olvida más rápido todavía.
  3. Los practicantes/productores de la literatura basura acostumbran a ser personas en torno los 30 años, con éxito en las redes sociales, con algún libro superventas entre la comunidad adolescente o como ebook que alguna editorial convierte después en libro en papel.
  4.  “Es fruto de la banalización de la cultura y de la fascinación por el espectáculo. Ahora hay que escribir con una cierta mentalidad hamburguesa, de forma rápida, repetitiva, anodina, para que el mercado te acepte”. Palabras de Gonzalo Garrido, autor de “La flores de Baudelaire”… Los autores piensan en vender más que en escribir algo de calidad. Es la literatura detergente. Y no tienen ni buscan tener consciencia sobre la importancia de la literatura como hacedora de belleza y salvadora de vidas (Lean “Con la literatura en el cuerpo” de Alberto Ruy).
  5. Quienes devoran la literatura basura no son lectores habituales que buscan ahora tener acceso a su “blogger/youtuber” favorito, su famoso de bolsillo con el que se han reído viéndole depilarse el sobaco o eructar. La literatura basura no hace lectores, los deforma: nunca se tomarán un libro en serio. Dificilmente sabrán quienes fueron Dostoievsky o Nabokov.
  6. Muchos libros basura son escritos por “negros literarios” contratados por los famosos que pretender así bañarse en un hálito de intelectualidad y una pátina cultural que esconden sus miserias. Miserias de ellos mismos y de los lectores. Escribe #BernatRuiz: “Hay literatura basura y hay lectores basura. Hay lectores incapaces de entender cierto nivel de complejidad…se trata de lectores con referentes vitales y culturales muy pobres; cuantas menos luces, menos referentes; a menos referentes, menor capacidad de interpretar la realidad, más credulidad y más facilidad para ser influenciado. Estos lectores basura nunca cambiarán el mundo ni tampoco a sí mismos.  No pueden, no saben.
  7. La literatura basura comparte con los best-sellers muchos de sus temas: amor, erotismo, engaño, infidelidad, riqueza, poder  a los que se añade ahora moda, tendencias, tecnologías, sexo explícito. Sería interesante establecer diferenciaciones entre ambas.  A, modo de resumen, algo atrevido: si una buena novela necesita una buena documentación, la basura pasa de ella. El autor sigue el fluido de sus pensamientos rápidos, escribe rápido (y muere rápidamente). Sus flujos cerebrales/intestinales se imprimen en papel. Según Elizabeth Strout, Premio Pulitzer,  leer mala literatura es como comer comida basura. Y puede matarnos.

Siete grandes pecados o los mejores ejemplos de literatura basura: …  la trilogía “Crepúsculo” de S.Meyer, “50 sombras de Grey” de EL  James,  “La magia de ser nosotros”  de Elisabeth Benavent, #Betacoqueta ,  “La Chica del tren” de P. Hawkins, “Ciudades del Papel ” de John Green, “A tres metros sobre el cielo” de Federico Moccia, “El Código Da Vinci” de Dan Brown…”La vida imaginaria” de Mara Torres (¡Finalista premio Planeta!)

No incluimos aquí a la extraordinaria lista de youtubers que han desplazado a los  escritores en las firmas de libros. Observen vía google el cambio fraudulento en solo tres años en las paradas  de Sant Jordi en el Corte Inglés de Plaça Catalunya en Barcelona,. pero siéntense y no vomiten, por favor.

Este mismo artículo, escrito para ser comprendido, nunca reinará entre la “gran literatura” y, quizás sí, entre la literatura popular. Si alguien  considera  que su lugar está entre “la literatura basura” le pido disculpas con aquello de “no volverá a ocurrir”.

Fotografía propia : página del libro mencionado de Elisabeth Benavent