JURADOS VENDIDOS, AMIGOS, ENEMIGOS, TRAICIONADOS…EN LOS PREMIOS LITERARIOS

Bueno…señores… de momento ahí terminan las maldiciones de los premios que eran 6 pero que podían ser tantas como uno les encuentre los tres pies al gato, que tendrá siete vidas pero más maña que fuerza para hacer perrerías.
Y resumo otras indignidades de los premios, mayores o menores, pero que molestan…
1. Los jurados que no sirven para nada porque obedecen al pastor del rebaño y deben decír SI aunque sus corazones digan NO. Caso ejemplar: cuando Juan Marsé le entregó el Premio Planeta contra su voluntad a Maria de la Pau Janer

Añlo 2005- BARCELONA.- La polémica fue la protagonista de la 54ª edición del Premio Planeta. Los escritores Juan Marsé y Rosa Regàs, miembros del jurado, reprocharon a la ganadora, Maria de la Pau Janer, y al finalista, Jaime Bayly, la “insuficiente calidad literaria” de sus novelas. La autora mallorquina conquistó el galardón mejor dotado de las letras españolas -601.000 euros-, con ‘Pasiones romanas’, presentada bajo el título ‘Si fuera esta noche’, una obra ambientada entre Mallorca y Roma que firmó con el seudónimo de Camille Claudel. Janer, quien expresó su alegría por “ser la menos mala de las 10 finalistas”, tuvo que aguantar un auténtico aguacero cuando Marsé le espetó que la novela ganadora tiene como problema “el ritmo narrativo tan pormenorizado y tan meticuloso, que me empecé a impacientar” y ha criticado asimismo la “decantación hacia lo sentimental” que hay en el texto.

Eso nos llevaría a otras consideraciones… el hecho de que el Planeta, a pesar de sus 400 originales recibidos para cada convocatoria,  esté ya dado de antemano y, habitualmente a personas de cierta trayectoria o, directamente, autores de la casa.

2. Año 2003. Los jurados sorprendidos cuando se anuncia ya una novela, cuando aún no se ha hecho  público el premio... Fui testimonio del resbalón del crítico y amigo Isidor Cónsul (o del publicitario que le ayudó), al frente de la editorial Proa, a principios de siglo cuando cometió un desliz curioso e ininteligible: apareció un anuncio en prensa  (Sapiens)  anunciando la nueva novela “Les veus de Pamano” de Jaume Cabré que iba a ganar, tres días después, el Premi de novela Pin i Soler en Tarragona (¿demostrando que era voluntad del editor qué novela era la ganadora?). El desliz le costó a Isidor (yo estaba delante) pagarle a Cabré los 20.000 euros del premio que fue declarado desierto. Como resulta algo enredosa esta aseveración, les recomiendo la lectura del blog del excelente Joan Josep Isern

Una cultura de conflictes i embolics (Batalletes de l’arxiver, 7).

3. Amigos Jurados que, cada año se reúnen para entregar un nuevo premio. Nada hay de infiel en ellos o de indigno. Pero si un autor quiere mandar por segundo año su original a la nueva convocatoria del premio se encontrará con que ese jurado ya no va a leer su obra, si fue desclasificada o directamente rechazada en el curso del año anterior. Esto es lo que ocurre directamente con el Premi Folch i Torres de novela, al que añadiendo al librero Canosa, ganador del pasado año, repite jurado de amigos:

2015-  Muriel Villanueva, Paula Jarrín, Anna Guitart, Pep Molist i Luis Prats

2016- Muriel Villanueva, Paula Jarrín, Anna Guitart, Pep Molist i Oriol Canosa.

Sinceramente, no me gusta.  No solo el premio (que tuve el placer de ganar) se ha desvalorizado de los 7.000 a los 4.000 para el ganador (como adelanto de derechos de autor) sino que “esa cosa de amigos” no me parece juiciosa.

Para mayor tristeza, La Galera, en el pool editorial de Enciclopedia Catalana esta tardando demasiado en pagar a sus autores. Los derechos del año 2015, en vez de ser pagados en abril  se están pagando en noviembre, cuando ya muere el año. Y este año, parece ser que se repetirá la proeza. O, los autores no somos nada.  Habría otras indignidades a contar pero, sigo queriendo mucho a mi país y a las editoriales que en ella viven o sobreviven así que me permitirán que guarde para mí, otros descubrimientos poco elegantes.

Termino: si usted tiene más de 67 años… no se le ocurra ganar ningún premio o puede perder la jubilación.

4. ¿Escritor en España? Pues elija usted qué prefiere cobrar: la pensión por jubilación o los derechos de autor

La polémica saltó a la palestra pública cuando el Premio Cervantes  Antonio Gamoneda aseguró, hace ya una semana, que tendría que dejar de escribir en vista de que la nueva reforma de pensiones le prohíbe cobrar a la vez su jubilación y los derechos de autor. Desde 2013 más de una docena de autores se han visto atrapados en esta disyuntiva

“Un escritor debe renunciar al cobro de su pensión si sus ingresos profesionales superan el salario mínimo anual (9.172,80 euros). Eso abarca charlas, premios y conferencias y por supuesto derechos de autor, incluyendo el de las obras escritas antes de jubilarse.  No son pocos los afectados por la reforma. Los premios Cervantes José Caballero Bonald o Antonio Gamoneda y también Eduardo Mendoza, Javier Reverte, Forges figuran en la lista de quienes se han visto obligados a pagar multas de hasta 30.000 euros por el cobro simultáneo de la jubilación y los derechos de autor, algo que podía hacerse desde 1998 y que la reforma de Fátima Báñez penaliza hasta con cuatro años de pensión en caso de que incurran en esta supuesta infracción”.

La sangría del autor en una España vencida por el PP,  es otro de los caballos de batalla en los que pobre el escritor tiene las de perder.  Mejor que deje de escribir y  se apunte a cualquier partido político: su vejez quedará asegurada (e incluso, blindada) tras los escasos réditos y el fracaso de la creatividad. Se dice que  el nuevo Estatuto del Autor y el Artista observará esas inequidades e  inquinas.

Sobran conclusiones, en esta larga lista de artículos (y silenciamos otras fantochadas) sobre los premios literarios, bellos por fuera pero roídos por dentro y sin que nada ni nadie luche para que se haga la luz, para darle al César lo que es del César, y para darle a Dios, lo que es de Dios cuando, en el sombrío paisaje de la literatura, uno ya no sabe quien es César y quien es Dios.

O la ficción supera siempre a la vida.

(en http://www.vozpopuli.com/altavoz/cultura/Literatura-Premio_Cervantes-Pensiones-Jubilacion-pensiones-escritores_0_882511802.html)

Fotografía propia en taller de Marionetas con Petr Forman en Santander (2010)

LA MALDICIÓN DE LOS SIETE AÑOS

Tercera de las maldiciones que acompañan a los escritores en su sueño de alcanzar un Olimpo (¿el que sea?) literario sin saber, como dijimos, que no todo es oro lo que reluce y que a veces no llega ni a oropel.

Esta maldición de la que quiero hablarles pasa tan desapercibida que creo que es de justicia sacarla del trastero, del cesto de los papeles o, llanamente, de la basura.

Cuando el escritor consigue un premio, sean 7.000, sean 25.000 o más,  pocos saben leer entre líneas qué significa una de las “máximas” de la convocatoria: avance de los derechos de autor. Y como voy a ser breve y contundente porque me azuzan los calores  estivales lo resumiré en apenas un párrafo: ese dinero que el autor recibe es un adelanto de sus 10% de las ventas futuras. Dicho lo cual hasta que no haya vendido suficientes ejemplares para que la editorial o el patrocinador recupere su inversión no recibirá un solo euro.

Dos ejemplos propios: en el año 2011 me alzaba con el premio (largamente acariciado)  Folch i Torres de Literatura infantil “per a nois i noies” con la novela “Libro de conjuros de la Vieja Tarántula” en su versión original, catalana.  Los 7000 euros de premio menos el 15% de irpf supusieron  5.950.euros.  En fecha de hoy, seis años después y vamos para el séptimo el libro aún no me ha proporcionado ningún dividendo. Eso significa que las ventas no han superado los 7000 libros (por eso del 10% que percibimos los autores).

Por cierto, ese premio hoy ha sido devaluado hasta los 4.000 euros lo que le convierte en desapetecible.

En el año 2013 ganaba el Barcanova de Literatura infantil con “Nadie es un zomb”. Fueron también 7.000 euros (menos irpf). Hasta la fecha tampoco he percibido ningún ingreso. Lo que  no significa que no agradezca profundamente ese o cualquier otro galardón.

Por otra parte este premio se ha incrementado hasta los 10.000 euros lo que le convierte en más atractivo.

¿Glamour? ¿Éxito? ¿Prestigio? La mayor parte de los premios es a cambio de un adelanto…. ¿cómo era eso de “pan para hoy, hambre para mañana?  Son como esas fotografías de Port Aventura lanzándose en el Dragon Khan y que acaban descoloridas en el último cajón del comedor donde se acumulan los recuerdos inservibles.

Ya se sabe que el premio Planeta supone para el ganador percibir solo el 50% de su retribución, carcomido el resto en impuestos. pero la cantidad resulta tan desorbitante que aún así, alegra. De los 600.000  quedan aún 300.  De la mayoría de premios…lo hablado.

Otros premios suponen un verdadero castigo para el ganador. Como el recientemente instaurado en LLoret de Mar I Certamen de Nuevos Escritores FNE España  convocado por no sé qué sabios locos . Lean, y termino, las bases:

 

Al/a la ganador/a del primer premio de cada modalidad (catalán y castellano), Caligrama le publicará su obra con el pack descrito más abajo.
Adicionalmente, recibirá un trofeo, un diploma, un lote de libros y un detalle de las entidades colaboradoras.
La publicación en Caligrama está valorada en 499€ (pack Publica) e incluye el diseño de cubierta y maquetación del libro con acabado profesional, en formato papel y digital. También comprende la edición del texto en cubierta, la asignación de ISBN, la impresión de 25 ejemplares en tapa blanda y la distribución a demanda mundial.
Cuando ganar un premio significa pagar se me revuelven las tripas de que España sea aún el país de Lazarillo en un país de ciegos.

Disfruten de su verano y recuerden que entre el 1 y el 15 de septiembre se convocan generosos premios a cuenta de sus derechos de autor.

 

Fotografía: El autor en la presentación del Libro ganador del  Premi Folch i Torres de Novel·la 2011. Cedida

LAS SEIS MALDICIONES DE LOS PREMIOS LITERARIOS (1)

Todo premio musical, cinematográfico… literario está rodeado de glamour: el más pequeño concurso de redacción escolar o la portentosa entrega del Premio Planeta tienen en común a un fotógrafo (o una nube de…), un jurado, un ganador, un premio, una cantidad ilimitada de perdedores, difusión en redes sociales, felicitaciones. Y pareciera que detrás de ese flash final que todo lo envuelve, después de los titubeos emocionados del ganador o ganadora y de su falta de memoria de cómo llegó hasta allí, muchos creerán que ya no queda nada que contar.
Pues bienvenidos al espectáculo de lo que nunca contó nadie (o casi), las entretelas del juzgado de guardia, los afanes de algunas editoriales que viven de espaldas al mundo y que pareciera que trabajaran contra el autor.

Con permiso de la escritora Lena Pauls, que fue la primera en lanzar el grito al cielo, querría desentrañar ese mundo oculto que hay antes y después para que el lector vea que no es oro todo lo que reluce, que ganar un premio puede ser una lotería o un castigo, que presentarse a un premio puede dejarle esquilmado a uno moral, psicológica y económicamente y otras desafortunadas desdichas. Porqué recuerden, detrás de un ganador hay 40, 120 o 400 perdedores.

Primera Maldición:  ¿El Precio de medio riñón?

 
Existen infinidad de convocatorias  en Catalunya y en España cuyas bases exigen, sine qua non, la presentación de cuatro, cinco o seis copias en papel. Si al escritor se le fue la olla y acabó con un original de 400 folios (lamentablemente en mi cajón quedan tres originales de esas características) deberá tener en cuenta que presentarse con 4 juegos de originales inéditos exige un desembolso en fotocopias (a 0’04 la unidad) de 64 euros más 12 en encuadernaciones: 76  ( y 20 de envío de correos). Con un original de 200 folios, 52 euros….

En la web del premio Lazarillo de Creación, el más antiguo de España se puede leer:

Optaron al Premio Lazarillo un total de 161 obras, de las cuales 86 eran de narrativa, 56 de poesía y 19 de teatro. De todas ellas, 143 estaban escritas en castellano, 10 en gallego, 6 en catalán y 2 en euskera.

La convocatoria de este año pedía originales con un mínimo de 80 páginas y “cuatro ejemplares de cada una de las obras con que deseen concurrir”. A 100 páginas de media, el coste aproximado ( aparte envío) será de 32 euros.
Los 161 originales presentados significará una inversión aproximada de 5.152 euros de los que solo el ganador recuperará la inversión. Se arrojaron a la basura (perdón, al cesto de los papeles, perdón, a la trituradora, 5120 euros).

Un buen ejemplo de cómo algunas bases fueron escritas en los tiempos oscuros, dando la espalda a los escritores, “lletraferits” o ya heridos de muerte  y como nadie las ha revisado, olvidando la palabra “digital”. Por cierto que el ganador se embolsa la pobre cantidad de 3000 euros cedidas por OEPLI.

No cansaré al lector con números… solo algunos ejemplos y que él haga uso de su calculadora si gusta para descubrir la cantidad de árboles talados inútilmente solo porque alguien (instituciones o editoriales) no encontró el sistema de hacer llegar al jurado copias digitales.

 
Premi Sant Joan BBVA:  Los originales se presentarán por quintuplicado, mecanografiados, a doble cara, convenientemente encuadernados, y deben llevar el título de la obra y los datos personales del autor (nombre, apellidos, dirección postal, correo electrónico y teléfono)….

Premio Ciutat de Valencia Los originales impresos, con las páginas numeradas y en perfectas condiciones de legibilidad, habrán de presentarse en número de cinco ejemplares; todas las obras deberán presentarse bajo pseudónimo. Convoca ayuntamiento de Valencia
Premio Gregal de Novela: una copia digital y seis en papel. Extensión mínima 150 páginas. Convoca Editorial Gregal
Premio Pollença de Literatura. Mínimo 150 páginas. Copias por triplicado. Promueve Ayuntamiento de Pollença (Mallorca).

Premio Ciutat de Sagunt. Tres copias. Organiza: Ayuntamiento de Sagunt.

Y grave me parecen los dos originales para el premio Planeta pero teniendo en cuenta que se presentan más de 400 originales y que el premio se concede entre amigos influyentes y con buenas ventas previas, el importe arrojado a la basura oscilaría entre los 8000 y los 9000 euros repartidos entre los perdedores que soñaron con los 601.000 euros de premios ( a despojar de impuestos).

La Galera permite que sus clásicos, los premios Josep Maria Folch i Torres i Joaquim Ruyra, Barcanova Ediciones en sus convocatorias de infantil y juvenil, Editorial Proa para el premio de Novela Sant Jordi permiten que los originales se presenten a través de una dirección email. También así el  certamen literario Ciutat de Vila-Real que empieza con buen pie y muchos otros…Premio Desnivel de Literatura de Montaña, Premio Herralde de Novela ( copia digital y 1 impresa), Fray Luís de León de Creación Literaria, Premio Málaga de Novela…

Existen  muchas editoriales e instituciones que han comprendido que para muchos autores el precio del envío y del fotocopiado puede ser prohibitivo (el peso de los originales puede conllevar de 20 a 30 euros aproximadamente). Y que los beneficios, de haberlos, serán solo para uno.
No resulta extraño que cuesta cada vez encontrar a nuevos autores. Digamos, que entre otras razones, empezar malgastando sus vidas en discusiones baladíes, en pequeñas inversiones desafortunadas no propicia el entusiasmo literario-concursil.
Por cierto que los originales no recogidos desparecen en la trituradora de papel. Ah, si desean recuperarlos, los costes de transporte, van a su cargo.

¿Quién da más??¿Es para menos?

Seguirá

Fotografïa. composición propia