El triunfo de la estupidez (o ¿qué les pasa a los jóvenes?)

Perdonará el lector mi ausencia estos quince días: me atraganté con una novela propia que quería mandar a un concurso cuyo límite eran 100 páginas y mi manuscrito llegaba hasta los 137: o cambiaba de concurso o recortaba el manuscrito. Hice lo primero. ¿Para cuando los editores y sus cohortes pensarán también, en el escritor?
Hoy, tres reflexiones breves pero contumaces, que podrían englobarse en una sola pregunta: ¿qué les está pasando a nuestros jóvenes?
Primer caso: Me acerco hasta el monasterio de Montserrat decidido a llegar hasta los casi 1300 metros de altitud de la antigua ermita de San Jeroni: hará ya cincuenta años que desapareció el funicular. La única forma de llegar hasta la Rosa de los Vientos, cerca del monumento al poeta Mossèn Cinto Verdaguer erigido en los años 50, es a pie desde la ermita de Sant Joan andando apenas hora, hora y media.
Les aseguro que vale la pena: el paisaje abrupto, rocambolesco, con sus extrañas figuras parecen salidas de la pluma de un poeta surrealista; son como los caligramas de Marinetti.
Uno, llevado por sus ensoñaciones y bajo un calor riguroso de agosto asciende las escaleras que llevan a lo más alto de las montañas sagradas. ¿Y qué encuentra ahi?  un grupo de teenaggers franceses con un radiocassette que emite reggaton. En vez de asombrarse por los 360º del paisaje o asomados a la rosa que señala montes y espacios, que dice sus nombres y sus altitudes están clavados a sus móviles. Los profesores callan, sin increparles, sin conminarles a que, a esa altura, lo verdaderamente hermoso nunca estará en sus celulares y que, probablemente, jamás regresen a ese techo del cielo, a esa atalaya orgullosa y empinada.
Segundo Caso: Domingo mediodía  almorzando en una terraza de una pizzería, un muchacho, también teenagger, mete los vasos vacíos de la coca cola light por el buzón de correos. Mi compañero de mesa, al verle (y yo de espaldas) le increpa. El muchacho que buscaba la risa de sus compañeros, su aprobación, aplausos para su estupidez, baja la cabeza. El gallito deja de cacarear. Poco después un transeúnte deposita una carta en ese buzón-basura. Sus compañeros sigue riendo.

Y tercer caso:  youtube me informa de un influencer que ha alcanzado los 15 millones de visitas por vídeos tan edificantes como gritar cuando se rasura el sobaco (ya son 4 los influencers que le imitan a carcajadas y con el beneplácito de sus fans) probarse ropa que le han regalado o reconocer que ha borrado vídeos de su canal, ante el enfado mayúsculo de sus fans.

Pienso que, pronto, no serán los periodistas quienes presenten los programas de televisión, sino los youtubers, los influencers que, sin estudios, pero con mucha cara dura, se convertirán en los héroes de los estúpidos, en los modelos a seguir. Visitan librerías con sus testimonios  y deben proteger las largas colas entre vallas donde sus fans adolescentes se desmayan gritando el nombre de su amada. Me refiero a la visita de Dulceida a la ciudad de Reus

https://www.diaridetarragona.com/reus/La-famosa-blogera-de-moda-Dulceida-revoluciona-Reus-20170505-0021.html

Sobran reflexiones. A mí, me asusta esa estupidez de gente desnortada. Yo también fui joven, e incluso, por qué no, desnortado pero quiero suponer que transitaba por ese estado de bobería en momentos concretos. El problema de la actual generación es que se ha instalado  en la estupidez como una forma de vida que va desde los botellones y sus crisis alcohólicas hasta las formas más refinadas de bullying, a perpetuar y seguir modelos con pies de barro, a pegarse a su tecnologías móviles y a dar la espalda a la cultura como algo, francamente aburrido. Lamento la terrible moralina que desprenden estas reflexiones y reconozco que no tengo respuestas pero esa necesidad continua de llamar la atención, al precio que sea, me descoloca. Y admiro a cierto profesorado que se inmiscuye en la persona y en el futuro profesional y quiero entender que no todo está perdido: posiblemente ellos sean, nada más, el reflejo de  una sociedad atribulada, precipitada, desafectada por la política y la religión, que, definitivamente, están quedando fuera del tablero de juego. Pero me entra una risa loca, histérica cuando quiero hablar de libros, de creatividad, de cierto elogio de la lentitud y ellos lanzan, eso sí, lentamente, su mirada fuera del aula y la precipitan ventana abajo .

 

CREATIVIDAD Y JÓVENES, UNA ALIANZA IMPRESCINDIBLE

Creatividad es “sinónimo de pensamiento divergente, es decir, capacidad de romper continuamente los esquemas de la experiencia. Es creativa una mentalidad que siempre está trabajando, siempre haciendo preguntas, descubriendo problemas allí donde los demás encuentran respuestas satisfactorias, allí donde los demás huelen sólo peligros. Creatividad es la capacidad de juicios autónomos e independientes (incluso del padre, del maestro y de la sociedad), que refuta lo que está codificado, que re-manipula objetos y conceptos sin dejarse. La función creativa de la imaginación pertenece al hombre común, al científico, al técnico; es esencial tanto en los descubrimientos científicos como en el nacimiento de la obra de arte; es incluso condición necesaria para la vida cotidiana” …
Gianni Rodari

Durante demasiados años la creatividad ha sido demasiado frecuentemente asociada a la bohemia, a esa “panda de artistas” de la que muchos padres y abuelos renegaban. Ser pintor, escritor, músico, escultor o malabarista era, para muchos progenitores, un destino final que suponía la muerte (económica) en vida.
Fue Howard Gardner, premio Príncipe de Asturias 2011 quien asentó las bases de las 8 inteligencias múltiples con lo que demostraba que el cerebro hijo de médico y nieto de médicos o abogados o funcionarios del Gobierno podía no estar hecho de la misma pasta que sus antecesores y que sus talentos, mal a quien pesara, eran otros. De la lista de creadores encerrados en fábricas o mercadeos malviviendo hasta ser rescatados por sus dotes de genio o firmes convicciones artísticas debería escribirse una larga crónica.

Con diecisiete años Joan Miró acabó sus estudios de comercio y entró a trabajar durante dos años como empleado en una droguería, hasta que una enfermedad le obligó a retirarse a una casa familiar en el pueblo de Montroig. Cuando regresó a Barcelona, ya tenía la firme resolución de ser pintor y aunque con reticencias, también contaba con el permiso paterno.

Muchos biógrafos afirman que en 1839, Julio Verne a los once años, se escapó de casa para ser grumete en un mercante que viajaba a India con la intención de comprar un collar de perlas para su prima Caroline (de quien estaba enamorado), pero su padre alcanzó el barco y bajó a Julio. Otros, con mayores argumentos, sostienen que era para escapar se la carrera de jurisprudencia que le estaba reservada al crecer.

En las aulas no se habla de creatividad más allá de las clases de artes plásticas o en el patio cuando los jóvenes curiosean entre series de televisión o filmes desde la patética “13 razones” a la épica “Juego de Tronos” incluyendo los videojuegos si el asalto de los móviles lo permite. Si se hiciera una breve lista de áreas en las que participa, de una o otra forma, la creatividad deberían mencionarse, así, en mayúsculas, a SOCIEDAD, POLÍTICA, ECONOMÍA, INGENIERÍA, TECNOLOGÍAS, CIENCIA, ARTES PLÁSTICAS, FOTOGRAFÍA, ARQUITECTURA, CINE, LITERATURA, MODA, COCINA, TEATRO, DANZA, MÚSICA, PERIODISMO, EDITORIAL, PUBLICIDAD, EDUCACIÓN / FORMACIÓN, RELACIONES PÚBLICAS ESCUELA / UNIVERSIDAD …
Si pudiéramos centrar los temas en los que  la CREATIVIDAD se mueve, gira y se fundamenta encontraríamos una larga lista de 50. Ustedes pueden apuntar otras tantas, posiblemente.
Si me permiten, mi lista (escrita más con el corazón que con la cabeza)…

1. LA GENERACIÓN DE IDEAS 2. LA INTUICIÓN 3. LA INSPIRACIÓN
4. EL EUREKA (EL DESCUBRIMIENTO) 5. LA TERCERA CULTURA 6. TRABAJO Y DISCIPLINA
7. LA BÚSQUEDA DE LAS IDEAS 8. EL BLOQUEO MENTAL 9. FRENOS Y OBSTRUCCIONES 10. LAS ASOCIACIONES DE IDEAS
11. EL BRAINSTORMING O EL PENSAMIENTO COMPARTIDO 12. UNA TÉCNICA PARA PRODUCIR IDEAS DE WEB YOUNG 13. DE POINCARÉ A ROBERT J STERNBERG. DE MANUELA ROMO A JOSE MARIA RICARTE. LOS TEÓRICOS DE LAS IDEAS
14. EL ÁMBITO O LOS GUARDIANES DE LA CREATIVIDAD 15. EL DOMINIO DEL CAMPO DE TRABAJO 16. LA MOTIVACIÓN INTRÍNSECA 17. LA HERENCIA GENÉTICA
18. LA PERSONA INDIVIDUAL Y EL TALENTO 19. PSICOLOGÍA DE LA CREATIVIDAD 20. LA INFANCIA COMO FUENTE definidora de la personalidad 21. LA CREATIVIDAD DESTRUCTIVA (LAS DICTADURAS O EL GOBIERNO DE LAS IDEAS)
22. Inventio, Dispositio, Elocutio, Memoria y Acción 23. LOS MAPAS MENTALES 24. LAS TEORÍAS DE CREATIVIDAD PUBLICITARIA 25. EL PENSAMIENTO LATERAL VS. EL PENSAMIENTO HORIZONTAL
26. LA SERENDIPIA 27. EL LENGUAJE, LA EXPRESIÓN 28. LA NEUROCIENCIA 29. LA ESCUELA, EL FRACASO DE LA CREATIVIDAD 30. LA VOCACIÓN, LA EXPERIENCIA 31. CREATIVIDAD Y EMPRESA
32. ORÍGENES DE LA CREATIVIDAD 33. LA CREATIVIDAD COMO BIEN DIVINO? 34. EL SER CREATIVO .. SE NACE O SE HACE EL CREATIVO? 35. EL ESTADO CREATIVO … INTERMITENTE O ESTABLE? (la actividad autotélica) 36. EL PRODUCTO CREATIVO
37. HERRAMIENTAS DE ANÁLISIS Y CONTROL DEL RESULTADO CREATIVO 38. LAS MENTES CREATIVAS. APORTACIONES DE HOWARD GARDNER 39. LA TEORÍA DE LOS DIEZ AÑOS DE GLADWELL & GARDNER
40. EL COEFICIENTE DE INTELIGENCIA 41. CREATIVIDAD VERSUS INTELIGENCIA 43. LAS INTELIGENCIAS de HOWARD GARDNER 43. DEPRESIÓN Y CREATIVIDAD 44. EL CASTIGO COMO REPRESIÓN 45. MODISMOS O FRASES HECHAS para culpabilizar a los soñadores 46. EL FLUIR (FLOW) EL TRABAJO DE Mihaly CZISCZENMIHALYI 47. CREATIVIDAD COMO VASOS COMUNICANTES Y TRANSVERSALES O EL EJERCICIO DEL POLIFACETISMO COMO LA MÁS BELLAS DE LAS ARTES. 48 LA METAFÍSICA DEL PODER CREATIVO 49. EL DESCALABRO DE LAS UNIVERSIDADES NO CREATIVAS. 50 FUTUROS ÓPTIMOS CREATIVOS O LA GANANCIA DEL TIEMPO….

Dicho lo cual como primera conclusión: para que nuestros hijos, nuestros adolescentes, los estudiantes lean más y mejor la primera de las soluciones es CREATIVIDAD APLICADA A PARTIR DE LOS 10-11 AÑOS.
La creatividad enriquecerá sus mentes, incrementará su sensibilidad (un valor en involución permanente) su propia identidad, su sentido de comunidad, sus ansias de viaje, de exploración propia y ajena,  el reconocimiento de las propias emociones, la expresión oral y escrita, el vocabulario y esa necesidad de asomarse a otros mundos, a otros personajes que alimentaran, desde entonces, su aventura vital.

IMAGEN: Diseño promocional propio