YA SE FUE SANT JORDI (…y mejor que no vuelva)

Ya pasó el dia mundial del libro, Sant Jordi, el patrón de Catalunya, Aragón, Portugal, Gales …. Y con ese titular atrevido que busca la provocación y el debate muchos editores, estrellas (falsas)  del libro , editores, pseudoescritores mediáticos, influencers engreídos, youtubers ansiosos querrían devolverme  al tiempo de la inquisición y quemarme en la hoguerra  (donde queman los errores de la naturaleza) . Pero es que todo el mundo sabe (o casi) que Sant Jordi es un mercado de venta al por mayor donde no interesa nada la literatura y sí  los best-sellers, los horror-sellers, los influencers-sellers y toda la porquería que los advenedizos sean capaces de generar. Sant Jordi 2o18 se fue y si ha de seguir así,  mejor que no vuelva.

Me explico : aquellos que compran literatura  la compran todo el año. Y algunos no compramos por Sant Jordi porque el descuento, en la librería de confianza, ya nos lo dan apenas asomamos por su puerta. Los que siguen la tradición de comprar rosa y libro compran lo que sea para cumplir con su costumbre. Y ese lo que sea no tiene por que ser leído. Normalmente porque alguna cara conocida está firmando su libro o porque, la publicidad les dirá que es el libro que hay que tener. Entonces uno revisa el Sant Jordi en Catalunya y le entran náuseas.

María Dueñas escribe horrorosamente mal. De hecho sus detractores podían mandarle sus críticas y comentarios hasta que algun jefazo editorial decidió bloquearlos.  Lo mismo con Martí Gironell ( en 8 paradas), que de pasar de dar las notícias del tráfico en TV3 ha pasado a dirigir el tránsito de lectores . Y algo debe pasar en este país, culturalmente hablando cuando Martí Gironell le gana a  Jo sóc aquell que va matar Franco, Joan-Lluís Lluís (Proa) un libro infinitamente superior  o  La novel·la de Sant Jordi, Màrius Serra i Roig donde un escritor decide quitar de enmedio a todos los escritores que sobran y pululan con sus  falsas grandezas por Sant Jordi.

Y quien triunfa aquí en Sant Jordi:? colas tupidas y kilométricas (a cuanto el kilo) frente a la youtuber con 1.700.000 seguidores que es Paula Gonu, hordas de adolescentes descosidas y sus papás que no saben ni qué van a comprar. A algunos deberían quitarles los carnets de padre. Si le echan un vistazo a su instagram descubrirán que esta señorita no ha hecho nada más para merecerse sus seguidores  que mostrarse con poca ropa, exponer su culo prominente y darse besos con su novio en playas de postal. ¿Y ese es el modelo a seguir por el hatajo de desinformados que le ríen sus gracias y que mueren por una sonrisa de la divina? No anda muy lejos de la Elisabeth Benavente , otras de las influencers  (por favor, déjenme apearme)  de la que ya hablé en otro post  y que merecería el premio a la que peor escribe.

Dejemos claro, a estas alturas, qué es literatura y qué es detergente. Lo primero…aquel libro donde cuenta más el cómo que el qué, o sea donde la forma, la manera de decir las cosas está por encima de la historia,  cuando el libro aúna tal belleza que permite ser leído varias veces. Del detergente que lava ropa sucia, del papel higiénico envuento en un buen packaging  solo ha que pasearse  uno por sant Jordi.

Los autores de literatura ese día apenas firmamos libros. Recuerdo hace algunos años firmar 4 ejemplares del Libro del Apocalipsis editado por Barcanova mientas a mi lado Federico Moccia , el churrero sentimental (en palabras de Merlí, el filósofo de Tv3) se hartaba de firmar libros,. Y cuantos más libros firmaba más puentes se hundían en Europa, puentes cargados de candados colocados por los enamorados que sentenciaban asi su amor/esclavitud despues de arrojar, para siempre, la llavecita, al río, una idea promovida, creo, en “a tres metros sobre el cielo/ o bajo tierra· que ya no recuerdo muy bien el título.

Aparte de los falsos escritores cuyos libros no tendrán vida más allá de Sant Jordi, encontramos tambien a aquells que quienes menos se les espera: a los políticos. La noticia tenía ese titular:

Los libreros acusan a los políticos de copar los mejores sitios de Sant Jordi

El vicepresidente del Gremi de Llibreters de Catalunya, Pere Fàbregues, ha lamentado este jueves que los partidos políticos cogen los mejores puestos del centro de la ciudad para hacer propaganda en la Diada de Sant Jordi, “como si no tuvieran más días” al año.

El ayuntamiento de Barcelona en una muestra de inteligencia extraordinaria  quiso evitar la saturación de librerías y editoriales abriendo calles como Consell de Cent, un pasadizo de salida  por donde no paseaba nadie. Y alli debían estar Pagés editores (que no apareció) libros del Renacimiento, Voces Públicas, mi pequeña editorial (vendimos 18 libros en todo el día)y alguna otra mientras, eso sí, los partidos políticos ocupaban las mejores posiciones en un día de amor al libro y  no a la política

Había trescientos escritores firmando (por cierto en la lista de El periódico aparecían pocos escritores de literatura infantil y juvenil quizás esperando a aque crezcan y se dediquen a cosa serias). Pero solo aquellos que aparecen por televisión (Pilar Rahola fue recibida entre aplausos) Boris Izaguirre, Laura Escanes (en la polémica de si fue ella quien lo escribió o su pareja Risto Mejilla tan borde como siempre en su papel 24 horas… dejaron sus manos en el intento de quien puede firmar más en menos tiempo.

Señores, tampoco hay un blanco y negro.  No estaba allí si no esperando a que  alguien quisiera firmar mi libro . Y desearía que Aramburu  y Marías y la poeta y amiga Patricia Benito o Alejandro Palomas  se hubieran hartado de firmar sus magníficos  libros…

Habría que añadir, en ese desasosiego, que como decía el gran dramaturgo y amigo Josep Maria Miró… ¿cómo los intelectuales de izquierda siguen tan callados en todo el procés catalán? y yo añado ¿ y cómo, después de darnos sus espaldas al país, despues de negarnos su comprensión y, escondernos su opinión, vienen a pasearse con sus colas resplandecientes de pavo real  entre una fiesta tan nuestra a recoger las dádivas que ellos nos negaron? Catalunya es tierra de acogida y nos complace recibirles como a hermanos pero como alguien dijo en cierta ocasión eso de ir por el mundo “amb el lliri a la mà”  que significa  confiar en todo el mundo, sin malas intenciones a veces puede darnos una mala digestión. Pero ese es otro tema y comprenderán que con tanto, ya basta.

Y termino: que pena que ya Interviu desapareció. Ahora mismo  me estaba planteando desnudarme en el gran poster central con miras al Día del Libro para reventar el mercado. Claro que, pasados los 50, quizás uno logre el efecto contrario. Y en ese caso  tampoco andaría mejor que cualquier escritor que espera sentado en la confianza de que quede alguien que aún ame la Literatura.

 

Retrato  hecho por los alumnos del Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya el día de Sant Jordi