Seleccionar página

 

Hola padremadre. Hoy he ido a conocer a artistas de circo. He visto a la mujer barbuda, al hombre más fuerte del mundo y ellos han visto al extraterrestre más extraterrestre comiendo palomitas dulces. Un circo consiste en una plaza de arena cubierta con una carpa donde hay números con animales, el 25, el 42 y el 70, acróbatas volando por los aires sin viento o bailando en la cuerda floja sin música y payasos resfriados con la nariz roja sin gracia. A más bofetadas que se daban más se reía y más aplaudía la gente. Le he pegado a un niño a mi lado que no se reía y se ha enfadado y me ha devuelto la bofetada. He repetido y él otra vez. Entonces todos han empezado a mirarnos y han encendido las luces sobre nosotros. Era el momento de desintegrarle pero si la gente quiere un número que pague por ello. Sobre todo sus padres. Me he ido sin saber porque se reían tanto hasta que he visto el anuncio de la fachada que ponía Hoy Estreno de “Locas carcajadas en el Circo. Con Goofy, Pluto y Pato Donald. Una película de Walt Disney para morirse de risa. “Si te mueres te devolvemos la entrada”. Si…decididamente tenía que haber desintegrado a ese muchacho. ¡Seguro que me lo habrían agradecido! Le habrían devuelto el  dinero.
Entonces como me había equivocado me he ido a un circo de verdad que sigue teniendo una carpa y arena y sillas y vendedores de palomitas y bebidas. Era el circo de los horrores. Ese era el título. No salían dibujos animados pero sí caricaturas humanas: personas muy, muy básicas que contaban sus experiencia sexuales a un diablo que se reía de ellos. Yo esperaba ver animales pero ahora resulta que los han prohibido, por eso han buscado personas que se parezcan a animales, que ríen como hienas, que susurren como serpientes de largas lenguas, que aplaudan como focas amaestradas.  El ser humano puede ser animal pero un animal no puede ser humano.  Una curiosa paradoja cuando dice que  hay mujeres serpientes, abrazos oso,  “pasarse un domingo echado como un perro” y que “los perros son mas leales y fieles  que los hombres”. Hay algo que no funciona. 
El Circo era un horror aunque los malabaristas, los gimnastas, los equilibristas, los voladores en patines me han gustado a rabiar. Me habría gustado llevármelos a nuestro planeta aunque  no imagino como podrían trabajar sin gravedad.
Me gustaría ser artista de circo pero no he encontrado en internet ninguna universidad donde se enseñe a ser animal así que debo conformarme con ser marciano y favorito para mi amigo el escritor. Sigo teniendo pendiente una conversación con él. Aunque sé que escucha a escondidas. Es algo tímido. Creo que le invitaré al horroroso circo de los horrores por si necesitan animales nuevos. Besos con malabares, padremadre y madrepadre.