MI MARCIANO FAVORITO VISITA LA BARCELONA ROMANA

Hoy mi amigo el marciano ha aparecido por casa vestido con una falda blanca. Como de gente rara la hay creo que ni así habrá llamado la atención.

Me opongo a dar una descripción física del personaje porque le he pedido a un amigo que me lo dibuje de escondidas. Una imagen vale más que mil palabras y ahora describir su cuerpo azul de enormes ojos negros como platos, un cuerpo rectilíneo y plano como hoja de papel con dos pies patosos (de pato) y dos manos que parecien pies con siete falanges en cada una de ellas, escamas translúcidas con toques de brillo sardina no toca. De hecho nadie le ha parado en la calle   (o no me lo ha contado)  aunque reconozco que siempre sale envuelto en gabardina y que siempre regresa. Lo más importante de día son las conexiones transespaciales  con sus padres que no me pierdo, pegados mis dos oídos a la pared: como eso resulta muy difíci a veces pienso que el marciano soy yo y que bien podría ser.  Los escritores, antes o después de San Jordi (otro marciano que volatilizó a un dragón)  acabamos siendo tan invisibles como los marcianos y los marcianos tan invisibles como los escritores.

Entendí lo de la faldita, que no era miniatura sino larga porque hoy se puso a  hacer turismo  por el barrio romano de Barcelona que empieza en la estación de metro Jaume I,  el conquistador que no era romano sino francés y acaba, por allá las drassanes. Si él me avisara yo podía darle alguna información pero es que nunca hablamos. Me tiene aparcado.

La colonia se llamó Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino desde que llegaron unos romanos en los años 15 y 17 a.C. y se instalaron en el pequeño cerro que ahora es la plaça del Àngel y de Sant Jaume y desde la que podía verse el mar (deberían derrumbar unos cuantos hoteles para recuperar esa primera postal). Le diría que las antiguas termas romanas estaban bajo la plaza de Sant Miquel donde ahora se levanta el edicifio de impuestos municipales desde el cual  solo hace dos días me mandaron el impuesto de residuos : no sé si por mí o porque se enteraron que tengo a un marciano conmigo.  Que en la plaça del rei se levantaba, erecta una columna del templo de Augusto que ahora luce, junto a otras, en una casa particular, la del centre excursionista de Catalunya.  No sé por qué la pusieron ahí, en el recibidor,  porque la casa siempre esta vacía y los excursionistas… pues por ahí con sus excursiones que mucho me temo que si no las hicieran  se les retiraban el título. Que hay una vía sepulcral/cementerio con las tumbas intactas (nadie ha mirado en ellas si quedan joyas, alabastros, plata o muñecas en miniatura). Le diría que Tarraco,  la capital de la Hispania Citerior  estaba a cuatro horas de cuadriga o más y que Empúries …. pero mejor transcribo antes de que se me olvide lo que “vini, vidi, vinci”, perdón que se me va la pluma… o qué  escuché y que no vi.  A mí me gustaría que me invitara un día a tapas pero… como no le veo bolsillos en sus piernas ondulantes y ligeramente asardinadas no me atrevo. Bueno, que no me apetece pagar. Ya está.

Y eso fue lo que escuché y que repito para la post-eridad.

Ave Padre y Ave Madre. Ave Caesar, morituri te salutant. No, no! Estoy muy bien y muy emocionado. Hoy he visitado la Barcelona romana de hace dos mil años y más. Me he comprado una falda a juego para no llamar la atención. Dos chicos besándose muy acaramelados  se me quedaron viendo mis piernas. 
Antes los hombres iban con falda corta, sin pelos, se divertían en el circo con leones merendándose a los cristianos y bebiendo vino caliente. Qué manera tan curiosa de divertirse. ¿Será por eso que hoy ya no quedan cristianos, que se bebe el vino frío, los hombres llevan pantalones y ya nadie se divierte como antes? Había dos murallas romanas para que nadie se fuera sin pagar, acueductos para transportar el agua –ellos inventaron las letrinas-, anfiteatros y circos, mercados y prostíbulos para venta de carne, hombres libres y esclavos, tabernas y posadas. No sé si ya entonces tenían un museo arqueológico y si vendían souvenirs de los romanos. Tampoco sé si conocieron a Astérix y a Obélix y fueron vapuleados por ellos a gusto con la pócima mágica. Busqué la vía augusta pero en la calle de tal nombre nadie la conoce y menos romana. La vía layetana ya estaba antes de que llegaron los romanos aunque era una “riera” de cuando antes la gente defecaba en la calle (otro día lo cuento). Se llama layetana porque allí vivían los layetanos, que era un pueblo íbero exterminado/diezmado/aplastado por los romanos porque no había forma de entenderse ni de pagar tributos  * (lea abajo quienes vivían antes de los romanos que, poco pelo en piernas, pero vaya bichos…) 
La caída del imperio romano es del año 493 cuando en un banquete de reconciliación los hombres de Teodorico El Grande asesinaron a los de Odoacro; Teodorico personalmente cortó a Odoacro, virrey de Italia en dos dando lugar al imperio ostrogodo. Fue un ensayo de la Boda Roja de Juego de Tronos y ahora siguen su ejemplo. Con tanta muerte ahora se entiende que los romanos inventaran la Cloaca Máxima con tantos ríos de vino y sangre.
Saludos desde Barcino, dos mil años después con una buena copa de vino tinto porque de sangre no encontré en la Boquería.

 

 

Familias lingüísticas de la península ibérica antes de la romanización
Galaicos /  Brácaros / Cántabros /  Astures /  Vacceos / Turmogos /  AutrigonesCaristios / Várdulos /  Berones /  Pelendones /  Belos /  Lusones / Titos /  Olcades /  Arévacos /  Carpetanos / Vetones /  Célticos / Conios /  Lusitanos /  Ceretanos / Ilergetes / Lacetanos /  Indigetes / Layetanos / Ilercavones / Sedetanos /  Edetanos / Contestanos /  Oretanos / Bastetanos / Turdetanos /  Galos / Griegos / Fenicios/Cartagineses / Bereberes.

 

Foto propia de mi archivo

MI MARCIANO FAVORITO VA DE RESTAURANTES EN BARCELONA

¡Hola! terrícolas. Ayer noche capté esa conversación que transcribo.   Va de restaurantes. No sé que comió però llegó muerto de hambre. Yo me encerré en la habitación por si decidía probarme como bocado. Me refiero a Mick (¿Dick? ¿Nick?) el marciano que vive conmigo…

Cómo sé que aquí el extraterrestre amigo está para estudiarnos o algo parecido me propongo hacer lo mismo: fijar sus ritos y costumbres, sus procedimientos, sus idas y venidas. A veces me planteo si sacarle de dudas cuando malinterpreta aquello que ve de manera incorrecta: pensar que los castells son solo un grupo de gente que  piensa en escapar por arriba es tronchante o que el culto a la naturaleza en las playas nudistas son una ceremonia de limpieza pública me llena de verguenza. Pero como no sé si el nuevo Klaatu piensa en destruirnos yo le dejo que nos estudie sin que dé pie con bola. Al fin y al cabo sus padres son unas reverendísimas personas. ¿Cómo iba a salirle un excéntrico radical a tan buenas personas? En el fondo parecemos más estúpidos y contra los estúpidos no puede (¿o si?) haber invasión. Lo digo porque si él y yo vivimos en paz también podemos vivir en paz seis millones de terrícolas y otros seis mil millones de marcianos. Claro que se plantea un  problema de espacio… pero como estoy de vacaciones y  no quiero darle mucho al coco (los deberes en septiembre) lo dejo aquí.

Buona sera a miei genitori e alla mia familia!
 He leído tantas veces carteles con “Paela valenciana” que me he dicho, viendo las fotografías que podía estar buena. Hoy he visitado una trattoria  (no, no viene de “tractores”) , una pizzería y un restaurante italiano que son lo mismo, un tres en uno pero solo pagas una vez. He aprendido que no es lo mismo pedir un plato de pasta que “ir corto de pasta” que significa corto de dinero o “estar hecho de buena pasta” que significa ser buena persona. Si vas corto de pasta o no te gusta la pasta no puedes ir a un italiano. Sí, si eres buena persona y das una buena propina. He comido tres platos: espagueti alla vongole, espagueti alla carbonara y espagueti para llevar. No tenían paela, por cierto. Al salir me han atracado. Querían la pasta o la vida y les he dado la pasta.
He visto que los fideos se escapan del tenedor como gusanos, que la pizza es como un platillo volante muy salado y los gnocchi son como un sobre sorpresa que lleva un regalo en su interior. No hay que hablar italiano para ir a un italiano ni hablar con la boca abierta cuando comes, ni hablar con los fideos cuando se escapan. Tampoco tenían paela. Como no llevaba pasta me han pedido que lavara platos y lo he hecho tan rápido y tan  bien con la lengua que nada más empezar me han dicho PASTA. Perdón, digo Basta. Volveré pronto. Ciao papamammma.

 

Dicen que el dedo de Cristóbal Colon señala a América pero no es verdad. Siguiendo el dedo he llegado a un restaurante americano.  Cuando me he puesto a imitarle todo el mundo miraba mi dedo y luego a donde señalaba. Me han dicho que es de mala educación señalar. Y entonces ¿por qué lo hace Colón? Tampoco está bien meterse el dedo en la nariz. ¿Y por qué lo hacen los niños? Meter el dedo en la llaga en muy doloroso y significa “tocar asuntos serios”. Dos dedos de vino significan 4 centímetros de vino en el fondo un vaso y “no tener tres o cuatro dedos de frente “, que es lo que me han dicho, significa ser algo tonto. Me he reído mucho. Poner un dedo en la sien y darle vueltas significa faltarle a alguien un tornillo pero los humanos no tienen tornillos por mucho que he mirado en el interior de una señora que al gritarme me ha dicho que no tenía pelos en la lengua.  Y “choca esos cinco” es darle una palmada a otra mano o coger y devolver la mano de otro. “El mundo digital” significa todo lo que se hace con los dedos. Colon debería estar muy contento. Descubrió el nuevo mundo hace 500 años y hoy es pionero en el mundo digital.  
Me ha entrado hambre. En el café/restaurante americano de las ramblas dan un café americano  que una vez analizado es 80% de agua y 5% de café, 5% de petróleo y un 10% de objetos desconocidos no identificados.  Me he puesto a analizarlo todo: las hamburguesas, los bistecs, los camareros y las camareras, los baños, las toallas para sacarse la grasa de los cinco. Al final de tanto mirar me han dicho que la casa invitaba y que cuantas estrellas mikelen les iba a dar.  Creo que me confundieron. De hecho me han corregido…era un restaurante italo-americano y por allí han pasado estrellas como Sofialoren, PartReynolds, Naranjito y no sé cuantos más. Querían una foto conmigo pero es que el flash me descarga de energía. Y muerto no sirvo de alfombra.  No. No tenían “paela”. 
Al final me he comido la foto de la paela de Ca la Mary: muy crujiente. 
¡Ah!me ha gustado mucho ver a los mejillones aplaudiendo.
Nos vemos pronto, reverendísimos padres.

MI MARCIANO FAVORITO EN UNA PLAYA NUDISTA

¡Hola! Ya les conté que desde hace una semana tengo a un marciano conmigo, en mi piso de soltero en Barcelona.  A veces me pregunto si habrá un nuevo ET a quien rescatar  o a ese dicharachero PAUL o si es un miembro de una nueva generación que sigue sin notícias de Gurb , del libro de Eduardo de Mendoza. Como Gurb se convirtió en Marta Sánchez mucho antes de que se le ocurriera cantar el Himno de España para ganar puntos e ir a Eurovisión yo estoy pendiente de lo que hace, de lo que dice Mick (o Nick, es que no se le entiende). Y sinceramente espero que no se permute ni en cantante ni en santo padre.
Tampoco me gustaría que tomara prestada mi tarjeta (¿vendrá de “jeta”?) de crédito y se fuera de compras como ya ocurría en la historia de Mendoza.

Así que esta semana le oí farfullar y apunté lo que decía/contaba a su familia reverendísssima. Yo yo, achicado por los calores estivales se lo cuento para que me regalen esa misma sonria que apareció en mi tez cuando le escuché. Mick tiene la mentalidad de un niño de 10 años , lo que agradezco, harto de adultos que envejecieron mentalmente antes de tiempo.

Parece que el marciano se fue pòr error o no, a una playa nudista. Y eso fue lo que vio y lo que contó.

Mi marciano favorito en la playa nudista

 Hola Padre, Hola Madre…En mis tareas de investigación hoy he hecho un viaje a la psicología terrestre: ver lo que se esconde en el interior de la naturaleza humana. He ido a una playa nudista (ríe)  y he descubierto varias cosas. Una: Un hombre invisible quería fastidiar mi investigación tirándome arena a los ojos para que no mirara  y lo digo que con escozor de ojos.
Dos: entre los desnudos hay muchas diferencias entre las mujeres pero muchas más entre los hombres y no les gusta que les pregunten.
Tres: Hay gente que va a preguntar como yo y otros que van a mirar por debajo de la línea de flotación. Hay gente vestida, poca, desnuda, mucha y gente que desnudan con la mirada, mucha más. Una playa es un desfile de moda: hay masajistas chinas de blanco, vendedores ambulantes de aguacervezabier de negro y tiendas portátiles de ropa y collares de moda playera multicolor. No le veo la gracia a la playa nudista. ¿Acaso no se bañan desnudos en su casa?  Allí tienen agua y jabón y aquí solo espuma.
Cuatro: se untan de crema y se tuestan al sol. Después dejan la crema en el agua con una mancha de aceite que (consulto el diccionario) podria ser un nuevo chapapote. 
Cinco: también pueden pasearse por el chiringito de la playa. Me he ido sin saber, desnudos como andan,  dónde guardan las monedas y el cambio de sus cocacolas y biars.  Llevan una hucha incoporada en la parte de atrás pero nadie guarda el dinero allí. La naturaleza humana no deja de sorprenderme.
Seis: he oído hasta treinta-y-dos-lenguas distintas, sin contar las que expelen los radiocassettes a toda marcha ni el lenguaje de los peces.
Siete: hay más hombres que mujeres abrazándose, mirándose y midiéndose con la mirada, fotografiándose, aunque esté prohibido y todo el mundo muy excitado sin que entienda el por qué.
Conclusión: El mundo debería ser como una playa nudista sin nada por esconder y nada por declarar. Saludos padremadre!

 

 

Foto: Propia. Playa nudista  de la Marbella (Barcelona)

 

MI MARCIANO FAVORITO

El otro día deambulando por las calles de Barcelona, entre el barrio gótico y la Barceloneta, pasada la medianoche divisé, en una de las esquinas, a algo azul-verdoso. Como que Halloween o carnaval andaba lejos pensé que se trataba de algun baile de disfraces de alguna fiesta particular y que “lo” que me observaba era un turista mal disfrazado de extraterrestre.

Y como quise tomarle una foto -yo llevaba tres copas de vino y eso me anima y me “pierde” – interpuso su mano frente al flash del móvil y me dijo algo que no entendí. Pensé que ahí tenía algo que contar. Si le hubiera pillado orinándose en los muros creo que le habría maltratado pero como que el tipo me sonrió me pareció inofensivo y empezamos a charlar, más yo que él: le veía tímido y apocado. A la luz de un  farol ví que su traje era de los que costaba dinero bueno porque no se veían sus costuras.

Creo que podría escribir una novela de cómo acabé trayéndome a casa a un auténtico extraterrestre al que había traído su aeronave para que nos investigara. Y antes de que se fuera al parlamento y descubriera la cantidad de ciudadanos raros que  habitan ahí pues que se quedará con un creativo alucinado: yo.

Ya tiene su propia habitación. se traga cada ocho horas unas pastillas proteínicas y duerme mucho: dice que nuestro aire está contaminado.

Sólo quería usar mi ordenador que, dice, es la manera de contactar por wi-fi con los suyos. Y que podía quedarme con una copia se sus escritos o de sus videos. Me parece interesante que él tome el relevo de este blog que ahor,a posiblemente, será más alegre a como era antes.

Ayer se escribió con sus padres . De lo que contó yo guardo una copia. me cae bien el Klatu ese.

Por cierto, creo que se llama Nick, O Mick o Dick o algo así o Bip. Prometo fotografía cuando el extraterrestre, 192, 85 kilos me de su permiso. Yo le he dicho que nadie va a creer que hay un extraterrestre corriendo en Barcelona por muchas fotos que publique y que gente más rara se ve por ahí.

Bueno, copio y pego…La primera conexión fue desde un cibercafé y me pasó los datos para estar al tanto de su historia y no perder detalle… y poder contársela. Los derechos le pertenecen así que… nada de copiar y pegar sin permiso.

Hola familia, reverendo padre, reverenda madre, he llegado a Barcelona después de un viaje interestelar y estoy bien.
La entrada a la atmósfera terrestre ha sido algo movida pero todos mis dedos siguen en su sitio, mi cerebro encima de mi cabeza aunque mi corazón se quedó en nuestro planeta.
Estoy en la Tierra para observar a los humanos, como un “Erasmus” universitario.
Ayer fue el primer día y fui de incógnito a pasear como un humano más. Os mando algunas fotografías. He visto extraterrestres, marcianos, venusianos,  aliens, ninjas en las Ramblas  pero que solo se mueven cuando se les da una moneda  como las huchas antiguas. Juegan a ser esculturas vivientes.
Las naves terrícolas de transporte tienen dos y cuatro ruedas y se comunican entre sí con un lenguaje muy antiguo que se llama claxon. A mí me ha hecho reír pero aquí enfada a la gente. Tengo buenas noticias: he aprendido varias palabras en español: “bueno, bonito y barato”, también algunas que me han hecho reír “gilipollas, subnormal y  tonto del culo”. No sé qué significan pero me hacen reír y cuanto más me reían más se enfadaban. Muy divertido todo. Necesito tiempo para entender a la raza humana, reverendo padre y reverenda madre.
En mi primer día visité un centro comercial. Cosa curiosa: la gente me aplaudía al pasar. Me decían que marciano más fantástico. Y me preguntaban por mi pistola. i Y alguno preguntaba que qué promocionaba o qué vendía!
Un centro comercial es como una gran nave espacial con mucho cristal, muchas escaleras y muchos extraterrestres perdidos que andan sin saber a dónde. ¿Qué he visto? Anoto en mi diario de navegación: había un grupo de castellers que por no subir por las escaleras se subían unos encima de los otros y el de arriba saludaba. Un tren del terror donde a los niños les gustaba que les pegasen escobazos y pagaban por ello. Señoras con uno o dos niños en el carrito de la compra. ¡No he logrado aún saber dónde los vendían y a cuánto! He querido comprar un maniquí para no sentirme tan solo en casa (Jordi, el terrícola que me ha acogido tiene trabajo nuevo y se pasa el día fuera de casa) y me han dicho que no están en venta. Tampoco he podido comprar ningún dependiente. Entonces no entiendo qué venden. Al final para ayudar a las tiendas he hecho lo que todos… comprar unas bolsas vacías y salir muy cargado pero feliz con ellas.
Saludos desde PlanetaTierra Abierto de 10 a 10. 
Cierro mi conexión desde un cibercafé sin café. Mi corazón os dice hasta pronto.

Pu3s 3so. S3guir3mos informando: (me estoy marcianizando, aviso).

Le doy las gracias al gran Francesc Punsola, fotógrafo de ovnis e ilustrador de marcianos.  Me ha pedido permiso para visitarme y, de paso, charlar con Mick/Nick/Dick y dibujarle pero le he pedido tiempo. Gracias, Punsola, por entenderlo y por regalarme esta ilustración de uno de tus viajes galácticos

 

 

¿ Y EL DINERO DE LIBROS SOLIDARIOS, ADÓNDE VA?

En Barcelona yo conozco a dos organizaciones que se ocupan de los libros que nadie quiere : TUUU LIBRERÍA cuyo portal y centro visible está en la calle Planeta, 17 en el barrio de Gracia de Barcelona con delegaciones en Madrid y LLIBRE SOLIDARI que reparte sus paradas de libros entre las estaciones del metro de Barcelona pero cuyo portal está en Fabra y Puig.

Si en la primera ustedes son bien recibidos, en la segunda tienen el paso cerrado. Lo que demuestra, de entrada, que hay gato encerrado.

TUUU Libreria recoge libros por las casas: reformas, ventas, deshaucios donde libros y enciclopedias ya no tienen lugar. Muchos amantes de los libros entregan sus pertenencias literarias allí para que otros puedan beneficiarse de ello.  Hay un grupo de voluntarios que organizan esa librería vertical. Usted puede llevarse los libros que desee que quepan en una sola mano y entregar la voluntad (un donativo para ayudar a la sostenibilidad del proyecto, según reza la publicidad).

LIBROS SOLIDARIOS recoge por las casas  los libros no deseados con la coartada cultural y emocional que seran vendidos y el dinero logrado servirá para fines solidarios.

Detengámonos un poco en la puerta cerrada de LLIBRE SOLIDARI. Dentro del almacén se escuchan voces: ancianos o personas de edad avanzada les gritan a los muchachos qu allí distribuyen libros con destino a las paradas de Diagonal, Sagrera, Plaza España,  Plaza Catalunya y Hospital Clínico. Los jóvenes que allí trabajan son antiguos convictos que igual creen que deben sufrir aún los estragos de sus vidas anteriores para dejarse así pisotear.

Allí, en el almacén secreto,  faltando a la palabra, se tiran los libros que nadie va a comprar: enciclopedias catalanas, obras de Julio Verne, historias pasadas de moda, colecciones completas de Agatha Christie (editorial Molino, ya envejecidos) y de Sherlock Holmes, los libros naranja de El Barco de Vapor… etc etc. A menudo se acerca Yolanda, una mujer cincuentona que arremete con todo lo bueno que pilla para llevárselos, quien sabe a dónde. Una segunda  voluntaria elige viejas ediciones para venderlas en internet. www.llibresolidari.org

Los mejores libros o libros de interés se venden a 3..4…5 euros en las paradas del metro de Barcelona

Libros Solidarios se vende como obra social para ayudar a familias necesitadas. Dicen que reciben mas solicitudes de las que pueden atender (lean en internet). Y que trabajan para ellos voluntarios.

Como no voy a entorpecer la labor de los falsos voluntarios que ahí trabajan me voy a callar. Como de personas que han permanecido apenas dos días en su puesto de trabajo o aquellos que, por preguntar, fueron prontamente despedidos.

La pregunta es que los 100- 400 euros diarios que facturan de dinero negro de lunes a sábado en cada una de las paradas ¿adónde van a parar?

Conozco dos casos de fundaciones que pidieron ayudas y les fueron denegadas. Como dice la web, ¿Cáritas y el Banco de Alimentos son beneficiarios ciertamente de sus ayudas sociales?

En TUUULIBRERÍA tienen la hoja de entradas y salidas a la vista de todos para que pueda comprobarse la llegada y el destino del dinero. ¿Podría LIBROS SOLIDARIOS que parte de la buena voluntad de transportes Municipales de Barcelona hacer algo parecido?¿Por qué uno cree que el dinero se queda en los bolsillos del patrón y propietario octogenario  para endulzar su vida en vez de hacerlo con la de los demás?

Me encantaria pedir disculpas y aceptar mi error, mi presunción de culpabilidad e incluso retirar este post pero pruebas diversas me permiten poner en duda la honradez de esta organización.

Si preguntan a los jóvenes que atienden las paradas a dónde va el dinero, les responderán , solícitos, que a obras sociales sin qué nadie sepa qué obras sociales son esas. Cuentan que compran alimentos , frutas y verduras para entregárselas a los necesitados.

¿Podrían indicarme a dónde debo dirigirme para que, en caso de necesidad urgente pueda yo también obtener esa gracia? ¿quizás, albergues de comida? Solo pido información. Gracias.

Y termino:

  1. Una ong debe tener sus cuentas listas para ser entregadas a quien las solicite.
  2. No puede faltarse a la palabra: se recogen libros para ser vendidos no para ser tirados.
  3. Nadie merece un maltrato psicológico entre quienes ayudan, por convenios y tratos, en la labor.
  4. Me gustaría saber que TMB está al tanto de la extraña opacidad de la organización.
  5. Me encantará retirar este post cuando se esclarezca el destino de los 20-40.000 euros mensuales ( 5 paradas x 1/2000 semanales x 4:  20-40.000 euros?
  6. Dicen que ya hay cambios en Libros solidarios. Espero que sean buenos
  7. En su web hay faltas de ortografía abundantes; parecen poco interesados en cuidar sus letras. Algunos apartados siguen en construcción
  8. Agradecido y feliz verano, los que puedan.
  9. Felicidades a TUUU LIBRERÍA
  10. Seguiré investigando y les cuento.

MERLÍ, EL MAGO DE LA TELEVISIÓN

Ayer terminé la serie de Netflix, Merlí, que se pasó en Televisón de Catalunya la temporada pasada. Me gusta ir a mi aire y no bajo los designios de las cadenas.
Terminó como ya sabía porque uno de esos jóvenes críticos reventó el final, en enero de este año, contando el nuevo destino de Merlí (y quien sepa de qué va, entenderá la cautela de mis palabras) lo que me hace maldecir a los críticos que lanzan spoilers creyendo que aquí todo el mundo estamos pegados al televisor.

Un amigo escritor de Guatemela me escribía, hace poco, para decirme que estaba enganchado a la serie. Es lo que tienen esas plataformas que te permite multiplicar hasta el infinito la distribución de series y de películas que podían pasar por localistas y quedarse en casa.

Merlí, es, posiblemente la mejor serie de Televisión de Catalunya (junto a Polseres vermelles ) lejos de los culebrones a los que las cadenas nos tiene acostumbrados. Y en Catalunya ha pegado fuerte.

La historia de un profesor de filosofía en un instituto catalán, de sus magisterio, de su apego con los estudiantes, de su sabiduría y de su carácter tan particular, marca un antes y un después en la series de/con estudiantes. Uno ahora se sonroja revisando capítulos de Al salir de clase, o Física y Química,  El internado, o incluso de más allás de los mares “A todo corazón” un culebron venezolano que cantaba “a todo corazón se pueden alcanzar los sueños”. Entre otras cosas porque el guionista, un nuevo Midas de la televisión trata a los post-adolescentes como adultos, en ese cruce de caminos desde la idócia adolescente hacia la perplejidad juvenil hasta la incertidumbre del primer adulto.

Aquí se habla de filósofos, de Aristóteles, de la caverna de Platón, de Hume, de Nietszche, de Soren Kierkegaard  al recientemente desaparecido  Zygmunt Bauman  y su sociedad líquida  y encaja su enseñanza con lo que le pasa en la vida de los estudiantes del Angel Guimerá. Merlí nos quiere libres, y arremete contra los políticos y sus sistemas de engaños, contra  banqueros y usurpadores y nos obliga a pensar en tiempos en que la filosofía, como las humaniddades, no gozan del favor de los gobernantes que restan horas inventando leyes absurdas y decretando por real decreto el suspenso del pensamiento: nos quieren tontos y Merlín se erige como el caballero sin espada que nos invita a regresar a nuestros estudios y a recuperar figuras capitales del pensamiento. Y, como no, el sistema educativo recibe una paliza fundamental de Merlí, un sistema que no ha evolucionado para nada en los últimos cien años (con algunas grietas esperanzadoras…)

Merlín, el mago, el encantador de palabras nos lanza preguntas de “quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos” y parece, en esos tiempos precipitados, que a nadie le apetece darse un zambullido en la realidad

Eduardo Cortés tiene una larga trayectoria como realizador con series tan reconocidas como Oh Europa, de Dagoll Dagom, les Veus de Pamano basado en la obra de Jaume Cabré  y esa curios,a hermosa y triste “Cerca de tu casa, un musical miserabilista sobre  el deshaucio . Pero quien se lleva el premio gordo es el Merlí de los guiones,  Hector Lozano, escritor (Quan érem els Peripatètics) y guionista de larga trayectoria a quien no se le puede perdonar ese final que para nada encaja con la serie, elegido libremente o pactado con la cadena pero que entrega tres temporadas impólutas, de historias de felicidad pero, rigores de las series, también lágrimas abundantes, especialmente en la tercera temporada.

Si no la vieron, háganlo ahora en que ya nadie puede destriparles nada porque pasó de moda. Y fíjense lo poco que aparecen los móviles en la serie. En el fondo nos muestra situaciones ideales que ya poco se parecen en las aulas con alumnos enganchados a las tecnologías. Y es que el diálogo, la conversación merece un vis a vis emocional y nunca a través de las redes o el pútrido whats.

Me gusta como el guionista normaliza el tema de la homosexualidad en una historia de amor que se siente, se palpe, se comparte, cómo arremete contra las drogas, como discute de los problemas intergenarcionales cuando no hay acuerdos entre padres e hijos. Magníficos secundarios Boris Ruiz, como el patricarca de los Rubio, Ferrán Rañé, un actor cada vez más añorado porque aparece poco, Pere Ponce, uno de los grandes de las series y Francesc Orella, Premi Nacional de Teatre, un imponente Merlí, al que ya vimos en el escenario en “Art” de Yazmina Reza, en “Hedda Gabler”  o “Un enemic del Poble”, ambas de Ibsen y en la mayor parte de las series televisivas de Tv3 (Secrets de Familia”, Estació d’enllaç, Ventdelpla, El cor de la ciutat…)

Vean Merlí, déjense seducir por sus palabras, compartan la serie y apaguen el televisor frente a la banalidad de diálogos, de personajes, de situaciones estereotipadas hechas para gustar. Merlí no trata de La Verdad pero lo que le dice, se le puede parece bastante. Aunque Merlí diría ¿Qué Verdad? ¿Acaso hay una sola?

Disfrútenla a la carta en Tv3 o en Netflix o en sus DVDs.

EL HORROR DEL CIRCO DE LOS HORRORES

 

En Barcelona y pronto en Palma de Mallorca y así en una larga gira triunfal “El Circo de los Horrores/ Cabaret Maldito” llena cada tarde entre largas colas de un público joven que a un precio popular (30 euros) busca pasarlo bien en lo que uno no sabe qué tendrá de circo y qué de cabaret.
Los affiches del exterior recogen a un enano rubio en tanga, a una mujer de tres pechos, a un ángel negro de espaldas y al diablo cornudo, amo y señor de la función. Los artistas de circo no aparecen ahí: nadie sabe sus nombres y parece que esto a nadie le importe. Aquí se quiere vender al hombre elefante, al monstruo de dos cabezas entre una mezcla de Tim Burton y Tod Browning y sus “Frikis”

Así que llamado por una mixtura turbia, por cierto misterio, por la extravagancia, convencido por los amigos, uno cae en las redes de un cabaret que prometen maldito, en el que no cabe ni una mosca: no habría entradas ni para ella.

Empezamos: primera fila detrás de las mesas para cuatro. Treinta y cinco empleados del circo para el que se promete el mayor espectáculo del mundo, el circo de los horrores, la cumbre de las pesadillas, la novela gótica, la época victoriana y el romantcicismo alemán en un solo pase. Promete maravillas. Sturm und Drang (Tormenta e ímpetu). Todos deseamos beber de la pócima de Alicia y crecer hasta convertirnos en gigantes para emular a los dioses del circo.

La caída va a ser grandiosa.

Aún no empezó el cabaret o circo: una mujer de largas piernas con media máscara le quita a un alemán fornido y joven, de entre el público que va llegando, su camiseta. le aplaude y pide aplausos ante tamaña osamenta. Y así le mordisquea el pezón. El joven no sabe si sorprenderse o reírse. Al otro lado de la pista colocan en el suelo a un chico elegido de entre el público y otro diablo de nariz retorcida se le arroja encima para simular el coito.
El público aplaude.
En la primera media hora, aparece  el diablo en su trono. Da la bienvenida a los pecadores y les invita a pecar. Pregunta a algunos de ellos cuál es el peor de sus pecado capìtales..
Descubro que ya nadie sabe lo que son los pecados capitales
Les ayuda: el mío la soberbia. ¿El suyo? Nadie dice pereza ni gula, ni envidia..ni lujuria… a los jóvenes no les interesa la cultura general porque huele a incienso o a banco de iglesia arrepentido.
Perorata de media hora y al final surge el bailarín del aire (me recuerda a una de las estrellas del film  “Mundos lejanos” del Circo del Sol). Arrasa. Belleza y poder. ¿Estamos salvados de esos 30 primeros,  banales y descacharrantes minutos?
Continua un número lésbico en una copa de dos muchachas besuqueándose en un numerito que, allá en la barra de night club de algun pueblo americano no se la levantaría ni a los ancianos destrempados por el tiempo. El público, ya ebrio, ruge de placer.
Una pareja de bailarines sobre patines  (el botones se queda en ropa interior), el lanzador de cuchillos, dos gimnastas de torsos esculpidos en mármol provocan las grandes ovaciones. El circo en mayúsculas. Nadie les conoce. Nadie habla de ellos en los carteles.

Sí.  Y a nadie le importa.

Entre los números de circo, de gran circo, está la cacharrería, las rebajas, el plástico, el cartón:  piden a dos voluntarios que se presenten en el escenario. Les piden que se quiten la camisa y bailen sensualmente frente a una mujer, la nueva reina en el centro de la pista ( voluntaria del público) . El muchacho joven se niega a desprenderse de sus pantalones. El segundo, un hombre orondo se queda en calzoncillos y levanta ovaciones con sus meneos de barca mareada. Hay que votar al mejor. El regalo: una copa en el bar. El público se deja llevar en ese incendio colectivo: eligen al obeso.

Más tarde sube una pareja del público y se sitúa frente a un confesionario. El diablo les pide que se confiesen: ¿han hecho sexo anal?¿El chico se ha tirado a sus amigas? Si la respuesta no complace al diablo se le castiga: el enano de tanga prieto salta sobre el muchacho  en el gesto de “darle” por la espalda.  La marabunta aplaude, ruige, grita. El diablo ha vencido: su público se entrega
Circo: 10
Cabaret-burdel: 0
Soez, estulto, hueco, ripioso, decadente, grosero, basto, insulso … dos horas y media de horrorres que no dan miedo, que no quitan el sueño, que resultan ridículos, que, a veces, asquean (no se trata de moral o inmoral, conceptos maniqueos, ambos) que aburren.
En las redes sociales se lee :”que pena que a mi hija no la dejaron entrar”.. “que ganas de que llegue el fin de semana” “no me lo pierdo”…

Uno sale hundido del desastre en la certeza de que el mundo no quiere ser salvado, que el mundo se ahoga en su propio vómito y aplaude. Que este circo es el Sálvame de los circos, sin guión, sin dirección, sin talento (su cabaret).
Y el cronista comete el error de pensar en qué pensarian sus maestros, sus guías,  de estar presentes. Horror vacui: o llenar en las obras artísticas los espacios vacios con dibujos  innecesarios.

Al sabio y filósofo Panniker (a los 100 años de su nacimiento) le daria un infarto al descubrir que la estupidez humana no tiene límites.

Steven Spielberg abandonaria el espectáculo  indignado.

Charles Dickens escribiría algo sobre los bajos fondos, los instintos primigenios y acabaría pensando que en Barcelona todos somos así de guarros.

Charles Bukowski aplaudiria a rabiar sabiendo que hay algo mejor que sus novelas cuando la realidad  parece abandonar el papel  para convertirse en reflejo de una sociedad enfermiza y, ya, vacía.

Que pena que los grandes artista del circo que actúan con profesionalidad sean compartidos y ninguneados en ese burdel andante. Otros grandes circos les esperan cuando, quizás, aprendan a quererse más. Probablemente el cabaret maldito lanzó una maldición sobre ellos y, ahora, esclavos y peones de un abominable juego de ajedrez no hallan la forma de escapar.

Quizás en el fondo, aviso a navegantes, el problema lo tiene el cronista (oigo gritos de SÍ) y es que perdí el sentido del humor. Cuando la gente se da atracones de series, encontrar a alguien que prefiera un libro, posiblemente, debe resultarles a muchos, mas obsceno que un chico drag de largas piernas sienta su culo desnudo en el rostro de un espectador  o exigirle dos besos en sus nalgas (desnudas)  ante los hilarantes aplausos de hienas entusiasmadas. Lo ví y lo comparto.

Bueno, si hay que pedir perdón, perdón tengan ustedes.

 

(Foto propia)

DE LA BELLEZA DE LA LIBRERÍA

El estreno en DVD de la última película de Isabel Coixet en  Video Instan, me obliga a dos consideraciones: la de la propia película y la de la catástrofe cotidiana de esas 2 librerías que (alguien dijo) cerraban cada día en España. La próxima  (hoy mismo, hoy sábado 30 de junio ) en Tarragona una librería en la Rambla.

Y como la noche de San Juan no queda lejos con las playas inundadas de porquería por humanos “cerdificados” (o sea con  certificado de animalidad y garantía de reiteración cerdil) uno dice “no me extraña” que cierren librerías, ese mundo ordenado, de un blanco inmaculado y que huele a tinta y a papel.

De hecho hoy cuando escribo este post cierra la librería de les Rambles de Tarragona, nacida antes de  la democracia hace ya cincuenta años y así se convierte en una necrológica de otra librería que se nos va por la subida de precios del alquiler y el poco margen del negocio y por el cambio de hábitos de gente que piratea libros o pasa de ellos…

Uno se pregunta a dónde van los libros cuando entierran a una librería. Se nos pierde el rastro. Desaparecen. y reaparecen en algún otro lugar, desnortados, despersonalizados, cuando ya no reconocen a su nuevo amo. porque cada librería y cada librero es único en lo de entregar el amor a los libros.

Me ha sorpendido y emocionado la última película de Isabel Coixet, que se llevó los Goyas más importantes en la última edición, a película, directora y a guión adaptado entre un total de once nominaciones. Y me ha sorprendido porque en Catalunya Isabel recibió varapalos a gusto. Yo mismo en mis propias redes sociales callé (aún no la había visto) ante comentarios de poetas y escritoras que, llevados por su insensibilidad y, tal vez ceguera, sacudieron a la película por el solo hecho de que Isabel no es independentista y se ha expresado, a la contra, en diversas ocasiones. Fotogramas se hizo eco de las críticas mundanas:

Notoria, a su pesar, por el maltrato a que está siendo sometida en las redes por independentistas a cuenta de sus posiciones contrarias a la separación de Catalunya, su nuevo film presenta extraños ecos con su agitada peripecia vital de estos días: una comunidad que pretende ahogar a quien considera disidente. O para quien ha imaginado un porvenir sin consultarlo con el interesado. (http://www.fotogramas.es/Cinefilia/La-libreria-Isabel-Coixet)

Me parece extraño que queden intelectuales que no saben separar la persona del creador.   A mi, por ejemplo, el Mario Margas Llosa de “El sueño del celta” me parece pura maravilla (menos, el “Cinco esquinas”) en cambio el personaje me produce urticaria pero me encantaria darle un apretón de manos al escritor y quizás una bofetada amistosa (o no)  por las sandeces anti-nacionalistas que suelta.

Louis Ferdinand Céline (llamado el profeta de la decadencia)  escribe de maravilla pero su opiniones antisemitas me parecen repugnantes: de hecho una editorial italiana  acaba de hacerse atrás esta misma semana  en publicarle por las críticas recibidas.

«Rencorosos, dóciles, violados, robados, con las tripas fuera y siempre jodidos (…) Hemos nacidos fieles y así morimos». escribió en “Viaje en fin de la noche”

Entonces uno no entiende  que se la castigue porque ella no piense como algunos.  El arte corre aparte, pienso. La película parte de la novela de Penélope Fitzgerald  y trata de los intentos, de  los gozos y las sombras de una mujer (Emily Mortimer) cuyo sueño es abrir una libreria en un pequeño pueblo inglés sin saber que por el aire de ese village corren rencillas, vanidades y la maldad vestida de porte de gala. Es una película bordada como encaje fino, hermosa y triste, a la vez. Con un Bill Nighy (Love actually) al que te comerías y una Patricia Clarkson que embellece a la maldad, una película que se huele y  huele a papel verjurado y a tinta  y que uno debería ver porque isabel es una de las grandes (“la vida secreta de las palabras” sigue fascinándome) y porque cuenta una historia que ahora, en tiempos de tecnologias, va a imponerse: la vida finita de una librería. Acudan al videoclub y llévense esta película: disfrutarán si a ustedes les gusta lo hermoso (historia, fotografía, música…).

La librería de Les Rambles que hoy cierra nació en el 68 y hoy se nos va. Los motivos que los han llevado hasta esta situación, según el comunicado, son la «desertización de los centros comerciales de nuestras ciudades», los «cambios» en los hábitos de consumo, la «digitalización» y la «falta de cultura lectora» del país.

Un país de idiotas pegados al fútbol.

En la verbena de San Juan y frente al mar calmo de la Barceloneta la peña se reunía de espaldas al mar para corear a su equipo en la gigantsaca tele del bar musical cuando la belleza estaba ahí detrás. Y una se quejaba de que otro no le dejaba ver…

Por esa librería de la Rambla pasaron lectores que ya no están entre nosotros, dos generaciones frente a una tercera que acudirá al McDonalds o a la camisería de franquicia que puedan instalar allí. Y a ese olor de tinta se impondrá el de frituras o el del ambientador de tienda bien o tienda pija.

Que pena que una librería no sea pija y los libros no sean pijos: quizás en el futuro sea la única forma de sobrevivir. O la de poner una tele para el próximo Mundial en el escaparate para lograr que alguien se detenga allí, por accidente.

Vean “la librería”  de Coixet y vayan a las librerías, esos templos del arte, de la tertulia, de las presentaciones de libros antes de que la maldad de la peor especie que viene de la ignorancia , la vanidad de “no leer” mate a otras librerías y acaben convirtiéndose en espacios vacíos. No quieran los dioses que en cincuenta años películas como las de la Coixet sean los únicos documentos vivos de lo que fueron estos centros del placer cuando ya la memoria los olvidó o el diccionario borró la palabra por caer en desuso y en desconocimiento: sería el triunfo de la barbarie.

 

(Por cierto Video Instan ante el crecido precio del alquiler cierra su local en Enric Granados y viaja hasta la calle Viladomat,en Barcelona. Apoyemos también ese otro templo cinematográfico).

 

 

ESTA NIÑA NUNCA VA A LEER UN LIBRO

Tomé ayer esta instantánea en el metro de Barcelona. No soy futurólogo ni adivino así que ya les digo que Sí va a tener algún libro en sus manos. E incluso pueda ocurrir que, como en la bellisima película de Isabel Coixet, la niña que no leía, ya adulta, acabe con una librería propia. Libros y niños… siempre amigos…ahora…

Así que le deseo a la niña del cochecito que pasar de la imposibilidad a la posibilidad sea más hermoso que pasar de la ficción a la realidad.

Entonces, ¿por qué me atrevo a lanzar una pequeña perorata fácil de desmontar?

Ya sabrá el lector como me preocupa el futuro de los libros, de las librerías y de los propios seres humanos que cuando no tiran libros, si se trata de adolescentes piden siempre elegir, entre las lecturas obligatorias, los libros más delgados.
La mamá sujeta su teléfono móvil para que la niña se entretenga: alli tiene su programa de dibujos animados o cartoons que la niña sigue con devoción.
Mucho me temo que si la escena se repite, si la aparcan frente a la tele o al ordenador en el hogar a la niña le apetezca poco conocer un libro.

Y lo que le ocurra es que haga scrolling sobre la página y descubra que ni se mueven, ni le hablan, que nadie grita, que no hay efectos especiales…y lo abandone. quizás para siempre.

No me quito de la cabeza que en el futuro el libro sea un objeto despreciado por la nuevas generaciones y que se mantenga como tal, hasta que tres o cuatro generaciones hayamos desaparecido. Que las bibliotecas sean museos de antaño, que las librerías sean colmados de venta de alimentos urgentes y que los libros ocupen el puesto de las golosinas o ni eso. Sí, soy pesimista en este asunto y en pocos otros.

Otra reflexión: la mamá sujeta el teléfono. Me parece bien.  Que la niña ya manipulara el teléfono seria otro moivo de preocupación. Pero ese gesto amigable, maternal esconde, quizás, la servitud de los padres protectores, llamados “helicópteros” por controlar, proteger, defender a su hijos? ¿de un gesto puede nacer una actitud?

El tema lo saco a colación desde la publicación ayer de un artículo en el periódico ARA escrito por una experta en emociones CRISTINA GUTIERREZ y que bajo el título de “YO-YO-YA-YA” alerta de la poca tolerancia a la frustración, del egoísmo y de la escasa cultura del esfuerzo, debido a una educación basada en el tener y no en el ser, en el que no se vive ni se disfruta de la aquí y ahora, sino que todas las expectativas están puestas en el que ha de venir y que sea rápido!  Y habla de

“una generació plena d’impacients, egoistes, ansiosos, narcisistes, amb baixa tolerància a la frustració i minsa cultura de l’esforç. Fa 16 anys que aquest centre de Santa Maria de Palautordera es va especialitzar en l’educació emocional i, cada any que passa, Gutiérrez i el seu equip queden parats de la quantitat de mancances emocionals, tant dels pares com dels fills”.

(“Una generación llena de impacientes, egoístas, ansiosos, narcisistas, con baja tolerancia a la frustración y escasa cultura del esfuerzo. Hace 16 años que este centro  ESCOLAR de Santa María de Palautordera se especializó en la educación emocional y, cada año que pasa, Gutiérrez y su equipo quedan sorprendidos de la cantidad de carencias emocionales, tanto de los padres como de los hijos “.)

Y es que añadiria, a muchos padres deberían retirarles el CARNET DE PADRES y a saber quién les dió, sin mercerlo, ese carnet dada su pasividad, su ignorancia, su “paternalismo” mal entendido más cercano a la leche condensada (pase lo que pase)  que a otra cosa. Cristina Gutiérrez pide que se cierren los teléfonos y los televisores en reuniones famliares y que se converse en almuerzos y cenas, que se pregunten,  para detener a una sociedad acelerada sin límite donde todo vale mientras sea aquí y ahora.  Y que la frustración, la desesperanza, las incertidumbres del niño o del adolescente  sean descubiertas, simplemente hablando, conociéndose… en casa.

Y no repito lo que ya escribí en otro post: que los padres deberían llevar a sus hijos a las librerias, a las bibliotecas, al teatro, a conciertos, a fomentar su cultura y a encerrar sus móviles, sus tablets y, pronto, sus cigarrillos electrónicos para  que se olviden de todo lo que está conectado,  (enchufado) entre otras cosas, ellos mismos.

Siempre que hablo con una de mis jóvenes y favoritas escritoras y bibliotecaria Rosana Andreu, me amargo más en lo que me cuenta: entre otras que ha abandonado sus fascinantes sesiones de cuenta-cuentos porque los niños ya no le hacen caso: ¿Será Rosana como un libro sin efectos especiales, ni gritos, no colores?. La fuerza de la palabra de una contadora de cuentos, la fuerza de la palabra de un libro  parece que ya valga poco. Y al final del túnel, uno acaba hallando a unos padres que no tienen ni la más remota capacidad para educar a su hijos y peor, ni ganas de meterles en cultura:  para ellos que la niña o el niño se calle en la guardería de las nuevas tecnologias ya les está bien.

Acabo con otra reflexión de la educadora:

“Acabar sent els seus servents i no posar-los límits és un error educatiu amb unes conseqüències nefastes en el creixement personal”

(Acabar siendo sus sirvientes y no poner límites es un error educativo con unas consecuencias nefastas en el crecimiento personal)

¡Las manos en la cabeza!

¿Lo hablamos?

link a artículo:  JO, JO,JA,JA: https://criatures.ara.cat/adolescencia/generacio-jojo-jaja-egosime-poca-torlerancia-frustracio_0_2034396550.html?utm_medium=social&utm_source=facebook&utm_campaign=ara

 

Foto propia (20 junio 2018)

 

LA MUJER QUE CANTABA A LOS LIBROS: Roser Montañola

Antes de hablarles de Roser Montañola, la profesora que canta a los libros permítanme una breve introducción y/o justificación de este post: ya saben comó me preocupa que nuestros hijos, los adolescentes de los otros, los estudiantes de secundaria  y bachillerato que transitan entre los 14 y los 18 años lean poco o menos . Y que en las escuelas entre las lecturas obligatorias elijan los libros más delgados.

Ayer, sin ir más lejos, me desplacé a un instituto a Tarragona y como hablé más de la cuenta los alumnos tuvieron que esperar su dedicatoria a la hora del patio: una muchacha, a requerimiento del profesor, dijo que tenía mucha hambre y que prefería comer su bocadilo a tener mi firma. Esos instintos primarios de preferir un bocadillo en el estómago a una firma en un libro para toda la vida me trastocó. Y acabé pensando en que pronto los bocadillos se envolverán en papel de libro en vez de periódico , quizás porque tendrá más importancia alimentar al cuerpo que al alma. O por que nadie querrá a los libros…

Llevo tiempo admirando a una mujer extraordinaria. Se llama Roser Montañola y además de su afición por los musicales adora los libros y consigue que sus alumnos no solo lean sino que devoren libros, se impliquen en clubes de lectura… se muevan, como pocos. En la Escuela del Pilar en Premià de Mar (cerca de Barcelona)  socializan libros. Y aún así logra que los autores la visiten, como hacen también estrellas del musical como el gran Toni Viñals, al que tuve el placer de fotografiar hace ya algunos años en una de sus actuaciones.

Como ya éramos muchos los que andábamos pensando en cuál era su secreto para atraer y pegar lectores a los libros le escribí y ella muy amablemente me entregó un email que convierto, con su inclusión aquí, en categoría de pensamiento, en dogma (no de fe) y sí de ejercicio práctico.

Y ella dice/escribe:

“Me pediste que te cuente como animo a mis alumnos a leer.

1.Lo más importante, pienso, es  que como  a mí me gusta mucho, les hablo de libros de forma entusiasta… me sale así. Creo que eso se contagia. Un maestro al que no le gusta leer no podrá lograr jamás que los alumnos amen los libros. Les puede obligar a leer y punto final. Pero le faltará esa pasión que todo maestro debe tener y contener para emocionar a los demás.  Procuro hablarles de libros muy diferentes. Me parece que los maestros deberían tener un mínimo de cultura literaria, tanto de los clásicos como de la LIJ contemporánea.  Yo no soy ninguna experta pero me entusiasmo con facilidad. Pero si no conoces las obras literarias ¿cómo vas a recomendarlas?

2. Cómo contar historias, que a mí me funciona muy bien: veinte minutos a la semana, mientras se ejercitan en la asignatura de plástica. Algunas historias que les cuento/leo (hay que duran muchos días)  hay que suspenderlas en un momento emocionante (como Sherezade con su Sultán …): La Odisea, Scaramouche, Los miserables, El retrato de Dorian Gray, Hamlet, Drácula, El fantasma de la ópera, los cuentos de Grimm y de Andersen, Los tres mosqueteros, El gato negro, la Máscara de la Muerte Roja de Poe,  El Monte de las Ánimas de Adolfo Bécquer …Todos estos libros les  gustan muchísimo, se quedan encantados, y siempre se interesan por saber de donde he sacado estas historias. Ellos escuchan  concentrados en lo que hacen, en lo que escuchan , en lo que ven, en lo que tocan… casi con sus cinco sentidos. 

Sí, la lectura en voz alta, es la mejor medicina para hipnotizar al lector…

3. Libertad de elección de títulos. Durante el curso deben leer un mínimo de un libro cada mes, cuyos títulos  pueden elegir libremente. Muchos los toman prestados de la biblioteca del centro escolar que dirijo yo, funciona bien y tiene un buen fondo. Otros los traen de casa. Este lectura es “gratis”: no deben hacer ningún trabajo ni ninguna evaluación. La lectura por placer. Cada alumno tiene un registro de los libros que va leyendo. Si un libro no les gusta, lo cambian y ya está, no es necesario que lo terminen… En la clase no tenemos un tiempo fijado para leer, pero siempre llevan consigo los libros y aprovechamos muchos momentos para leer (por ejemplo, si han terminado un trabajo antes de que los compañeros lo hagan les permito abrir el libro y seguir con la lectura).

4. Trabajo en el aula. ¿he dicho “Trabajo”? Como lectura obligatoria, tenemos los tres libros seleccionados por el Premio Atrapallibres. Cuando todo el mundo los ha leído, hacemos un trabajo cooperativo. Formamos grupos y cada dos grupos trabajan uno de los libros. Observan diferentes aspectos (cada año varían, en función de la lectura concreta). Después cada grupo expone oralmente su trabajo al resto de la clase.

5. Salidas culturales. Por otra parte, los llevo cada año al teatro y les hablo mucho de teatro y también de cine. Me parece que todos estos aspectos culturales son importantes para hacer que se interesen por la lectura. Son vasos comunicantes. Logro lectores interesados en las artes a los que se le despierta la sensibilidad. Mis alumnos han visto, recientemente… Scaramouche, Mar i cel, Molt soroll per a no res, Renard o el llibre de les bèsties, Somni d’una nit d’estiu…

6.La biblioteca escolar y la de nuestra ciudad:  en Premià tenemos una buena biblioteca y una buena librería, y esto es fundamental. Me reencuentro  a veces a ex-alumnos, ya adultos, que me cuentan que son lectores, en parte, gracias a mí y eso es muy muy emocionante.  Entre la bibioteca que cuido, y la biblioteca municipal y la librería que nos cuidan a nosotros, tenemos la paz literaria asegurada..”

Como conozco bien a Roser desde hace muchos años, y la he visitado a menudo, por iniciativa propia, en su aula, puedo decirles que esta mujer musical les canta a los libros. Añade su experiencia, sus dotes innatas de comediante-actriz a la lectura…, la devuelve a la vida.

El Dr. Eric Berne dijo que si el libro era el hueso del animal que vamos a relamer, la forma de leer era la carne, lo más sustancioso, lo que mejor alimenta nuestro espíritu.

Montañola, sí, le canta a los libros, y los libros le cantan a los niños y asi felizmente hipnotizados crecen y se convierten en adultos lectores para quienes la escuela no fue un tormento sino un patio de lectura de entusiasmo convergente con sus propias pasiones, sus gustos y sus descubrimientos. La Montañola es un “munt” de montañola.

A Roser tendrían que ponerle una calle, allá en Premià o una biblioteca con su nombre o por lo menos una barca de pescador  por insuflar las velas de la aventura, de la magia, de lo desconocido de sus jovencísimos lectores, ya marinos, con ganas de largas travesías por el mar de los sargazos, por el monte de las ánimas o entre los muros fríos donde duerme la oscuridad que ellos devuelven a la luz.

Así sea.

Foto (cedida) Roser Montañola con el actor y cantante Toni Viñals en su aula, en mayo del 2018